El operativo de seguridad de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se desarrollan hoy en el país sumó la figura del facilitador sanitario para contribuir a implementar los protocolos por la pandemia de coronavirus en los 17.092 establecimientos de votación del territorio nacional.

Se trata de personal de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas de Seguridad nacionales, que en cada escuela tiene a cargo controlar el uso del tapabocas, hace cumplir el distanciamiento social de dos metros, la higienización, ordenar el ingreso de votantes para no saturar la capacidad interna del local, pero también facilitar el sufragio a los mayores de 60 años, y que en su uniforme llevan una placa que dice "Facilitador Sanitario" o "FS" para su fácil identificación.

El capitán Iván Paredes Schillaci, de 36 años, cumplía hoy esa función como responsable de las 17 escuelas de la localidad bonaerense de Béccar, donde se dispusieron un total de 104 urnas.

"Me encanta contribuir y ayudar a la ciudadanía, no hay actividad más noble", dijo Schillaci en diálogo con Télam en el jardín de infantes Juan Diego, en Hudson y Acevedo, en medio de un barrio surcado por calles de tierra, donde trabajaban dos facilitadores, uno del Ejército dentro la escuela y otro de la Policía bonaerense en el ingreso.

Schillaci, quien entró al Ejército a los 18 años, contó que "hace cuatro meses" trabajan recorriendo escuelas para "verificar la organización" de esta jornada de votación y como el resto de los facilitadores recibieron una capacitación para cumplir la función.

En el caso de San Isidro, en el norte del conurbano, el equipo de facilitadores salió el sábado muy temprano desde Boulogne y a las 7.30 ya estaban desplegados en todas las escuelas del distrito, donde pasaron la noche "durmiendo dentro de las aulas con los equipos de campaña", detalló Schillaci que tenía previsto visitar varios centros de votación durante la jornada.

El vocero del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el coronel José Colombo, explicó a Télam Radio que los facilitadores "tienen el objetivo de contribuir con medidas preventivas como controlar la utilización del tapaboca, el distanciamiento y la higienización de las manos, colocación de alcohol, y además en una suerte de labor de contención del personal, de ayuda humanitaria".

Colombo aseguró que la inquietud para incorporar a la figura del facilitador "surgió en las reuniones con la Cámara Nacional Electoral y el Ministerio del Interior" a partir de constatar la importancia del rol que vienen desempeñando los orientadores que asisten a las personas que llegan a los vacunatorios para inmunizarse contra la Covid-19.

"Como hemos visto en distintas imágenes en la campaña de vacunación que siempre había una persona que guiaba a la gente que llegaba" y cumplía un rol "de contención, orientación y a la vez de cuidado de las medidas que todos conocemos", buscamos que se replicara con los facilitadores ya que "al haber una gran concentración de gente en las distintas escuelas" esos cuidados podían relajarse, indicó.

Por eso, el "Protocolo sanitario de prevención Covid-19- Elecciones nacionales 2021" elaborado en forma conjunta por la Dirección Nacional Electoral (DNE) del Ministerio de Interior y el Ministerio de Salud incluyó las medidas de prevención y organizativas junto con la figura del facilitador sanitario

El sargento del Ejército Marcelo Nicoletti, de 35 años, fue designado en la Escuela Álvarez Thomas del barrio porteño de Agronomía, donde facilitaba esta mañana el cumplimiento del protocolo junto a dos auxiliares.

"Como facilitador sanitario mi rol es disminuir al máximo la probabilidad de contagio", dijo a Télam Nicoletti, oriundo de a localidad correntina de Goya, que graficó su trabajo en el contexto de pandemia como "una experiencia distinta; es algo nuevo tanto para nosotros como para los votantes".

Sobre las consultas que recibió de quienes se acercaban a votar hasta media mañana, expresó que "preguntan si puede ingresar más de una persona, gente que viene con movilidad reducida y necesita entrar con alguien que lo acompañe".

"Tenemos el primer cuarto de la escuela designado para la gente con movilidad reducida, a quienes se les da prioridad así como a los mayores de 70 años", tarea a la que se suma el cuidado de las medidas sanitarias y asegurarse que cada mesa tenga su kit compuesto por alcohol en gel y tapabocas.

En tanto, en la zona sur del conurbano, el teniente Gustavo Martínez, jefe del circuito de Lomas de Zamora que incluye 202 escuelas y 489 facilitadores sanitarios entre Gendarmería y Ejército, supervisaba el ingreso ordenado de votantes en el Instituto Lomas de Zamora, de Temperley.

"No hubo ningún incidente, la gente se mostró muy colaborativa con nuestra tarea, cumple con las recomendaciones al igual que quienes trabajan como fiscales", dijo a Télam Martínez.

Un policía que estaba a cargo de la seguridad en la puerta del establecimiento en la calle Meeks recibió a un hombre con muletas que rápidamente fue colocado en el primer lugar de la fila para votar por el facilitar sanitario, una imagen que se repite hoy en miles de escuelas del país como parte del protocolo en tiempos de pandemia. (Télam)