El oeste de Estados Unidos, afectado por una sequía extrema, se preparaba este viernes para una mayor destrucción derivada de incendios forestales, ante la imposibilidad de contener un gran siniestro que avanzaba en el sur del estado de Oregón y pronósticos de peligrosas tormentas de rayos en California.

Bautizado "Bootleg", el enorme incendio cerca de la frontera de Oregón con California, creció de la noche a la mañana a 97.1246 hectáreas, una superficie mayor que la ciudad de Nueva York.

Este, que por mucho es el mayor incendio activo en Estados Unidos, apenas ha sido contenido en un 7% según consigno la agencia francesa AFP.

"El perímetro del incendio Bootleg tiene más de 200 millas de extensión (unos 320 km), es una enorme cantidad de línea (de contención) para formar y mantener", señaló el comandante de los bomberos, Rob Allen.

"Seguimos utilizando todos los recursos, desde topadoras hasta camiones cisterna, para intervenir donde sea seguro hacerlo, especialmente con las condiciones de calor, sequía y viento que se prevé empeorarán durante el fin de semana", añadió.

Se emitieron más órdenes de evacuación el jueves por la noche cuando los bomberos tuvieron que retirarse de las zonas con llamas de crecimiento rápido y "condiciones extremas de fuego" al este del incendio, el cual estalló hace 10 días y ha crecido a unas 404 hectáreas por hora desde entonces.

En California, el científico especializado en clima Daniel Swain advirtió que el riesgo de incendios forestales provocados por rayos pronosticados para este fin de semana es "bastante alto".

En agosto de 2020, el incendio del complejo ígneo más grande en la historia moderna de California, que destruyó un área del tamaño del estado de Delaware, fue provocado por una serie masiva de miles de rayos.

Debido a un "largo período de calor implacable y con frecuencia récord", la maleza de California es más seca de lo que normalmente estaría en su pico de agosto o septiembre, advirtió Swain, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Pero es "muy poco probable que haya casi tantos rayos secos como ocurrió en agosto de 2020", indicó en Twitter.

En Canadá, estaba programado que unos 100 bomberos mexicanos llegaran a Toronto el sábado para combatir incendios en el noroeste de Ontario, anunciaron las autoridades provinciales el viernes.

El cambio climático intensifica las sequías, creando las condiciones ideales para que los incendios forestales se propaguen sin control e inflijan daños materiales y ambientales sin precedentes. (Télam)