Los termómetros seguían este lunes al alza en Europa occidental, donde se espera un récord de calor en el Reino Unido, con temperaturas por encima de los 40 grados, mientras que algunas regiones del suroeste francés podrían vivir "un apocalipsis de calor".

"Se espera un calor especialmente intenso, no una típica ola de calor de verano", explicó a la agencia de noticias AFP François Gourand, meteorólogo de Météo France, cuando el oeste de Francia se encuentra en "alerta roja".

Las temperaturas podrían situarse entre 38 y 40 grados en gran parte de Francia y, según este servicio meteorológico, "algunas zonas del suroeste" podrían vivir "un apocalipsis de calor" con hasta 44 grados.

La ola de calor es la segunda registrada en menos de un mes en Europa, en plena campaña turística estival.

El Reino Unido también se prepara para récords de calor, con temperaturas que podrían superar el martes los 40 grados, por primera vez en su historia. El actual récord son los 38,7 grados del 25 de julio de 2019.

"Más caliente que el Sáhara", titulaba hoy el tabloide The Sun, mientras que las escuelas de varias zonas de Inglaterra cerraron y, ante posibles perturbaciones por el calor, varias compañías de trenes llamaron a no viajar este lunes y martes.

"Aconsejamos encarecidamente a nuestros clientes en Inglaterra y en el País de Gales a viajar solo si es absolutamente indispensable", declaró Jake Kelly, portavoz de Network Rail, en la emisora BBC Radio 4.

En tanto, las autoridades británicas decretaron el máximo nivel de alerta, el 4, por el riesgo que corren incluso las personas jóvenes y con buena salud, al tiempo que aconsejaron hidratarse, evitar exponerse al sol y vigilar a las personas vulnerables.

España también se encuentra en alerta roja por temperaturas que podrían alcanzar hoy los 42 grados, mientras que la ola de calor ya se cobró la vida de al menos 360 personas en España, según estimó el Instituto de Salud Carlos III.

El domingo, un hombre de 50 años murió por un golpe de calor en Torrejón de Ardoz, a las afueras de Madrid. Un día antes, un operario de limpieza de 60 años falleció en la capital por la misma razón, según las autoridades locales.

La Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet) activó el aviso rojo para Navarra y País Vasco donde se esperan temperaturas extremas este lunes, informó la agencia de noticias Sputnik.

En el interior de Guipúzcoa, los termómetros subirán hoy a 41 grados, mientras que en la vertiente cantábrica de Navarra y el interior de Vizcaya alcanzarán los 42.

En tanto, en el país vecino de Portugal se espera que un lunes más fresco, poniendo fin a una ola de calor de más de una semana, tras batir el jueves su récord de temperatura para un mes de julio, con 47 grados registrados en el norte.

En Bélgica, los meteorólogos anunciaron este lunes la alerta naranja en todo el territorio del país debido a la esperada ola del calor en el reino y al clima seco.

Mientras se esperan temperaturas por encima de los 40, la Compañía Nacional de Ferrocarriles de Bélgica SNCB informó de sus planes de cancelar alrededor de treinta trenes durante los días de más calor, consignó la agencia Sputnik.

Para los científicos estos fenómenos extremos son consecuencia directa del cambio climático, dado que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarían su intensidad, su duración y su frecuencia.

Según Gourand, de Météo France, la cuestión del cambio climático "avanza en la sociedad" por la intensificación de estos fenómenos y agregó que "la gente es cada vez más consciente (...) Llegó la hora de pasar a la acción política".

Las olas de calor, las lluvias y las inundaciones atribuidas al calentamiento global han causado daños estimados en más de 80.000 millones de euros (unos 81.000 millones de dólares al cambio actual) en Alemania en los últimos años, según un estudio publicado hoy.

De acuerdo a la investigación de los Ministerios del Medioambiente y de Clima, las olas de calor y las sequías excepcionales de los veranos del 2018 y 2019 provocaron daños en el país valuados en 35.000 millones de euros y las inundaciones mortales de julio de 2021 costaron más de 40.000 millones.

A esto se añaden unos 5.000 millones por daños causados por fuertes tormentas, según un comunicado citado por la AFP.

"La crisis climática nos está causando enormes daños y costos en Alemania, como demuestran los aterradores datos", dijo la ministra de Medioambiente Steffi Lemke y remarcó: "Debemos invertir más, y lo haremos, para proteger mejor a la población". (Télam)