Varios países de Europa occidental, entre ellos Francia y España, continúan luchando hoy contra devastadores incendios forestales, desencadenados por una ola de calor que podría batir récords de temperatura en los próximos días.

Según los científicos, existe una relación directa entre las olas de calor y el cambio climático, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan su intensidad, duración y frecuencia, informó la agencia de noticias AFP.

En España, cerca de 20 incendios forestales seguían activos y fuera de control en distintos puntos del país, del sur al norte.

En Galicia (noroeste) los fuegos arrasaron unas 4.500 hectáreas durante la semana, según las autoridades.

Mientras que en Málaga, Comunidad de Andalucía (sur), los bomberos lograron estabilizar un incendio en la sierra de Mijas, que destruyó unas 2.000 hectáreas, indicaron las autoridades locales.

Las llamas obligaron a evacuar a algo más de 3.000 personas, pero 2.000 pudieron regresar a sus hogares.

"No dejamos de trabajar en toda la noche", dijo la consejera andaluza de Agricultura, Carmen Crespo, a la televisión pública refiriéndose al trabajo de los bomberos.

La agencia meteorológica pronosticó temperaturas "significativamente elevadas" en la mayor parte del territorio, y fue en la localidad de Don Benito, cerca de Badajoz (oeste), la que registró la temperatura más alta del país, con 43,4 grados.

Por las altas temperaturas, en Madrid, un empleado de limpieza murió ayer tras sufrir un golpe de calor mientras trabajaba, según las autoridades locales.

En Portugal, solo hay activo un gran incendio, cerca del municipio de Chaves, en el extremo norte del país. y que esta considerado "prácticamente controlado" en el 90% de su perímetro, según Protección Civil.

No obstante, en territorio portugués regía hoy alerta de riesgo "máximo", "muy alto" o "elevado" de incendios, especialmente las regiones interiores del centro y del norte.

Por su parte, el instituto meteorológico portugués no emitió ninguna alerta roja por calor el domingo.

Los incendios de la última semana dejaron dos muertos y unos 60 heridos, de acuerdo al último balance de las autoridades y los focos ígneos arrasaron entre 12.000 y 15.000 hectáreas, según los cálculos.

En Grecia, otro país donde se declararon incendios en los últimos días, las autoridades decidieron evacuar de manera preventiva siete pueblos en una zona de la prefectura de Rétino, en Creta, a pesar de que el incendio que se afecto a esa isla está bajo control, según Protección Civil.

En el suroeste de Francia, los bomberos siguen luchando contra dos incendios que ya arrasaron cerca de 11.000 hectáreas desde el martes en la región de Burdeos, una superficie equivalente a la de París, explicó a la AFP el ingeniero Guillaume Rozier.

Según la agencia meteorológica Météo-France, las temperaturas podrían alcanzar los 40 grados en esa zona.

Un total de 51 departamentos estaban bajo vigilancia naranja por las altas temperaturas y 15 bajo vigilancia roja, la más alta.

"El calor aumenta, la ola de calor se extiende por el país", advirtió Météo-France. Las autoridades prevén que el lunes sea el día "más caluroso para el oeste del país", con temperaturas que podrían superar los 40 grados en Bretaña, Baja Normandía, Aquitania y Occitania occidental.

En la turística bahía de Arcachón, a orillas del Atlántico, los bomberos lograron frenar el avance del fuego, aunque en la madrugada de este domingo "varios nuevos incendios amenazaron los campings de la duna del Pilat, que tuvieron que ser evacuados", dijo la prefectura del departamento de Gironda en Twitter.

En la zona de Teste-de-Buch, las llamas progresaron durante la noche y arrasaron 3.400 hectáreas, mientras que en la zona oeste, cerca de Landiras, en donde resultaron afectados más 7.100 hectáreas, los incendios perdieron en intensidad gracias a una "estrategia eficaz" que consiste en provocar "incendios tácticos y crear cortafuegos", explicó un portavoz de los bomberos.

Las temperaturas no bajan tampoco en el Reino Unido, donde las autoridades emitieron la primera emergencia nacional por calor extremo.

Esta alerta "roja" implica un "riesgo para la vida", según la oficina meteorológica.

En el sur de Inglaterra, las temperaturas podrían superar por primera vez los 40 grados el lunes o martes.

En los Países Bajos, los organizadores de una ruta de senderismo de cuatro días cancelaron el primer día del evento que debía comenzar el martes debido al calor extremo con temperaturas que alcanzará los 38 grados en algunas zonas.

(Télam)