Un informe del Fondo de Población para las Naciones Unidas (Unfpa) reveló que casi la mitad de las mujeres del mundo no pueden ejercer su autonomía corporal, en cuanto a decisiones relacionadas con su salud, la anticoncepción y la capacidad para decidir cuando tener relaciones sexuales.

El informe 2021 del Estado de la Población Mundial del Unfpa asegura que solo el 55% de las mujeres de 57 países en desarrollo "está empoderada" para tomar estas decisiones

"Una mujer que tiene control sobre su cuerpo tiene más probabilidades de estar empoderada en otros ámbitos de su vida", dijo Natalia Kanem, directora ejecutiva del Unfpa en un comunicado sobre el informe que fue lanzado desde la Argentina,

Kanem destacó, además, que una mujer empoderada "se beneficia no solo desde el punto de vista de su autonomía, sino también a través de los avances en los ámbitos de la salud, educación, ingresos y seguridad. Tiene más probabilidades de prosperar, y lo mismo sucederá con su familia",

Por primera vez desde que comenzaron a publicarse estos informes, en 1978, el estudio internacional se centra en la autonomía corporal, definida como el poder y la capacidad para tomar decisiones sobre nuestros cuerpos, sin temor a la violencia o a que alguien más decida por nosotros.

El informe fue lanzado desde Argentina debido a los recientes avances en términos legislativos como la aprobación la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

También por ser uno de los tres países coordinadores de la "Coalición de Acción sobre Autonomía Corporal y Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos" del Foro Generación Igualdad.

"Uno de los mayores logros es la reducción de la Tasa de Fecundidad en la Adolescencia en los últimos años", destacó el documento.

Según datos del Ministerio de Salud, la tasa de fecundidad en adolescentes entre 15 y 19 años pasó de 62,5 por mil en 2015, 49,2 por mil en 2018 y a 40,7 por mil en 2019.

"Este fenómeno puede atribuirse a diversos factores, pero sin duda la implementación de políticas públicas sostenidas en el tiempo son una de las claves", destaca ell Programa de Educación Sexual Integral creado en 2008.

El Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva y el más reciente

Plan de Prevención del embarazo no Intencional en la Adolescencia (ENIA) han sido políticas de estado que han demostrado un impacto en sus intervenciones, aseguraron desde Unfpa.

La pandemia y las medidas de respuesta plantean nuevos desafíos en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos.

En Argentina, según el informe de Unfpa, un millón de mujeres podrían discontinuar el uso de anticonceptivos modernos. Un 65% de ellas lo harán por la disminución de sus ingresos y 35% por las dificultades para obtenerlos en los servicios públicos de salud.

En consecuencia, el porcentaje de mujeres y personas en Argentina con capacidad de gestar, entre 15 y 49 años, con Necesidades Insatisfechas de Anticoncepción

retrocedería a los niveles de hace veinte años, pasando de 11,1% a 17.7%.

"Esta falta de autonomía corporal tiene implicaciones enormes más allá de los grandes perjuicios para las mujeres y las niñas en lo individual: una potencial depresión de su productividad económica, el menoscabo de sus habilidades, y los costos adicionales resultantes para los sistemas judiciales y de atención de la salud", aseguraron. (Télam)