La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), se encuentra indagando sobre las consecuencias de los entornos de microgravedad en el sueño. En un estudio desarrollado en conjunto con el Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), buscan voluntarios para su estudio, a quienes les abonarán hasta 11.000 euros por dormir.

Para poder participar del estudio, que consiste en pasar 59 días en una cama con 6 grados de inclinación, los voluntarios deberán cumplir con los siguientes requisitos: ser hombres o mujeres de entre 24 y 55 años de edad, no tener enfermedades previas ni fumar, medir entre 1.53 y 1.90 metros, y poder hablar el idioma alemán.

El estudio busca "generar condiciones similares a las del espacio", con el fin de desarrollar "contramedidas o medidas preventivas más efectivas para garantizar el bienestar de los astronautas".

Según lo dado a conocer hasta el momento, el estudio consistirá en "generar condiciones similares a las del espacio", con el fin de que la ciencia colaboren con los científicos en el desarrollo de "contramedidas o medidas preventivas más efectivas para garantizar el bienestar de los astronautas".

Click to enlarge
A fallback.

Desde la cama con gravedad artificial también deberán realizar actividades cotidianas como bañarse, ahcer ejercicio, vestirse y comer. A partir de ello, los encargados del estudio podrán recopilar datos como la absorción de nutrientes, frecuencia cardíaca, posible pérdida ósea y muscular, gasto de energía e incluso cambios en el ánimo, que permitirán avanzan en la investigación para el bienestar de los astronautas