Estados Unidos declaró hoy una emergencia en salud pública por la viruela del mono, lo que le permitirá desembolsar fondos, recopilar datos y movilizar a más personal en la lucha contra la enfermedad, se informó hoy.

"Estamos preparados para elevar la respuesta un nivel más para abordar este virus, e instamos a todos los estadounidenses a que se tomen en serio la viruela del mono y asuman la responsabilidad de ayudarnos a hacer frente a este virus", dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, según consignó la agencia AFP.

Con más de 4.900 contagios, Estados Unidos concentra más casos que cualquier otro país, con los estados de Nueva York y California liderando las estadísticas.

Las ciudades de Nueva York y San Francisco ya habían declarado su emergencia sanitaria para dar mayor celeridad a los esfuerzos para controlar el contagio.

Andrea Kim, directora del programa de vacunas del condado de Los Ángeles, dijo -ya el pasado 30 de julio- que la ciudad debe recibir "próximamente" una unidad móvil de inmunización contra la viruela del mono.

"Mientras más medidas tomemos para protegernos y a nuestras parejas, más rápido terminaremos este brote", dijo Dan Wohlfeiler, quien trabajó en la prevención del HIV e infecciones de transmisión sexual durante más de tres décadas.

Wohlfeiler exhortó a las personas a informar a sus parejas apenas sientan algún síntoma, y a utilizar las "lecciones de la Covid" para enfrentar la propagación, creando temporalmente burbujas dentro de las cuales prime la información y la protección.

"Este es otro evento traumático para muchos de nosotros. Ojalá que el acceso a las vacunas aumente significativamente en seis u ocho semanas", agregó Wohlfeiler.

Las autoridades sanitarias prometen otras 786.000 dosis, lo que elevaría a más de un millón de inmunizantes disponibles en Estados Unidos. (Télam)