La importancia de saber diferenciar entre la migraña y la cefalea tensional "se vuelve fundamental" en tiempos de estrés y cambio de rutinas a raíz de la pandemia de coronavirus, aseguraron especialistas al cumplirse mañana el Día Mundial de la Migraña, que en la Argentina afecta a un 10% de la población y que es padecida por el 14,7% de las personas a nivel mundial.

"La migraña es el dolor a mitad de la cabeza, dolor de característica pulsátil, molestia a la exposición de luz y molestia por la presencia de ruidos, náuseas y/o vómitos. Nos suele interrumpir la actividad", indicó la neuróloga Gabriela Ferreti.

La divulgadora científica del Grupo Medihome aseguró además que puede tener síntomas que nos “avisan” que está por aparecer una crisis (aura), mientras que la cefalea tensional se caracteriza por ser un dolor en toda la cabeza a predominio de la frente y las sienes, como una “vincha" que no interrumpe actividad y no tiene aura.

En Argentina, el último estudio de Prevalencia de la Migraña reveló que un 9,5% de las personas encuestadas "fueron consideradas migrañosas", y de ese porcentaje el 40% consideró al estrés como el desencadenante de los dolores de cabeza que pueden durar entre 2 y 72 horas.

Según datos de Ospedyc, obra social del gremio Utedyc, esta patología es el segundo trastorno neurológico más prevalente, después de la cefalea de tipo tensional, con una proporción de mujeres a hombres de 3:1 y con una tasa anual estimada de aproximadamente 15% en la población general.

Indicó además que es común también tener antecedentes familiares de migraña, con una heredabilidad estimada de alrededor del 42%.

“El índice de migraña alcanza su punto máximo entre las edades de 35 y 39 años, y alrededor del 75% de las personas afectadas informan la aparición de esta afección antes de los 35 años”, destaca Valeria El Haj, directoramédica de Ospedyc.

Y agrega que “la migraña también afecta a niños, aunque en menor proporción. Un estudio basado en la población muestra una prevalencia anual de alrededor del 7% entre los niños en edad escolar”.

Para Ferreti, cuando se tiene dolor de cabeza "hay que anotar su intensidad en una escala de uno al 10, siendo la comida, ciclo menstrual, alcohol, estrés los factores que inciden. También, hay que prestar atención a cuánto tiempo duró el dolor en esa oportunidad, si suspendí la actividad o no y si tomé algún medicamento y su dosis".

Precisó además que los dolores de cabeza "se presentan a lo largo de toda la vida y en todas las personas. La gran mayoría se debe a episodios aislados sin enfermedad demostrable, en otros casos se repiten las crisis y si bien no hay daño neurológico, afecta sensiblemente la calidad de vida de quien lo padece" .

Ospedyc detalló que las características clínicas generales de la migraña son: ataques recurrentes de cefalea de intensidad moderada a severa, con una duración variable de 4 a 72 horas y los síntomas más comunes que pueden acompañarla son: náuseas, vómitos, fotofobia (molesta la luz) y fonofobia (molestan los ruidos).

Norberto Raschella, del Hospital Universitario Austral, explicó que la migraña "es la segunda causa en frecuencia de las cefaleas primarias, después de la de tipo tensional".

El médico explicó que a la migraña se la considera una de las principales causas de ausentismo laboral y el impacto que causa en la calidad de vida del paciente puede ser lo suficientemente importante como para requerir una debida atención

A su vez, se trata de la segunda causa en frecuencia de las cefaleas primarias, después de la de tipo tensional.

“Por eso, es importante destacar que cada paciente merece un tratamiento individualizado, según su tipo de migraña, el impacto que esta genera en su calidad de vida y sus características personales”, dijo Raschella. (Télam)