Cientos de especialistas en educación superior plantearon hoy la “necesidad de una transformación en la estructura universitaria” abogando a que la misma abandone “el perfil elitista con el que forma a sus profesionales”, durante un coloquio internacional que abordó las múltiples formas del racismo en este nivel educativo.

“El origen de la estructura universitaria en América Latina se remonta a la estructura colonial, las universidades nacieron con ideales e intereses específicos, de contribuir al desarrollo científico tecnológico productivo humanista y religioso pero reducido a un grupo de la sociedad”, señaló Marcia Mandepora Chundary, ex rectora de la Universidad Indígena Boliviana Guaraní y de Pueblos de Tierras Bajas 'Apiaguaiki'.

Durante el panel de apertura del 6° Coloquio Internacional de Eduación Superior y Pueblos Indígenas y Afrodescendientes en América Latina sobre Las Múltiples formas del racismo y la discriminación racial, la especialista brindó ejemplos situaciones de racismo que vivieron estudiantes indígenas en casas de altos estudios de la región que van desde “actos de maltrato” por parte de sus pares a “presión ejercida por parte de los docentes” por ser muy tímidos o hablar diferente.

“El racismo epistémico se define a través de una política de élites masculinas, es decir, la tradición del pensamiento hegemónico de la filosofía occidental rara vez incluye a las mujeres y nunca incluye las filosofías indígenas”, tradición racista patriarcal”, sañaló la también directora de la Fundación para la Educación en Contextos de Multilingüismo y Pluriculturalidad.

Asimismo, aseguró que “no es suficiente que los estados se asuman como plurinacionales”, como en el caso de Bolivia “cuando aún la simetría social, epistémica y económica no se han resuelto. No se trata simplemente hablar de la diversidad cultural o de la presencia de estudiantes indígenas en las aulas”.

Según Mandepora Chundary, el principal desafío en materia de educación superior en la región es “la necesidad de una transformación en la estructura universitaria que debe abandonar el perfil elitista con el que forma a sus profesionales, que considere nuevas alternativas de formación”.

Por su parte, Daniel Mato director adjunto del centro interdisciplinario de Estudfios Avanzados-UNTREF y moderador de los primeros paneles del encuentro aseguró que “el racismo es un problema en todas las sociedades latinoamericanas y en todas las universidades”.

“A nuestras universidades escasamente llegan personas indígenas o afrodescendientes, cuando en Argentina (según el último censo de población realizado en 2010) 955.000 que se auto reconocen como indígenas”, señaló el también investigador del CICET.

“El sistema educativo ha contado esta historia de las ideas fundacionales de Sarmiento que nos ha convencido del dilema entre civilización o barbarie y del papel que tenía que jugar el sistema educativo”, sostuvo y consideró que “si este sistema ha tenido una importante responsabilidad en construir este problema y tiene ahora una enorme responsabilidad en resolverlo”.

(Télam)