El Gobierno de Eslovaquia se disculpó hoy oficialmente por las esterilizaciones forzadas de miles de mujeres, la mayoría de ellas gitanas, realizadas durante décadas incluso después de la caída del comunismo en el país.

El Ejecutivo aprobó una declaración en la que condenó los años de violaciones de los derechos humanos y ofreció sus disculpas a las afectadas por las esterilizaciones "fuera de la ley" cuyo número no se puede determinar aunque se estiman en miles.

Las esterilizaciones forzadas se llevaron a cabo entre 1966 y 1989 con el objetivo de limitar el número de niños nacidos de la minoría romaní, según el Gobierno, informó la agencia de noticias DPA.

Sin embargo, incluso después de la caída del comunismo, el Ejecutivo admitió que las mujeres fueron presionadas ilegalmente en clínicas entre 1990 y 2004 para que aceptaran la esterilización después de tener hijos.

Las organizaciones de derechos humanos y el Consejo de Europa llevan años exigiendo que Eslovaquia admita los años de violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos de los gitanos y compense a las víctimas.

La defensora del pueblo de Eslovaquia, Maria Pataky, agradeció al Gobierno su disculpa por las esterilizaciones, pero ha insistido en que los pasos importantes serán los que conduzcan a las afectadas a obtener una indemnización, informa el medio eslovaco TASR.

Click to enlarge
A fallback.

"Veo la disculpa como un gesto simbólico importante, pero no debe poner fin a esta historia. El daño que estas mujeres han sufrido por graves violaciones de derechos e injerencia en su integridad es inmenso y debe haber un esfuerzo para asegurar su satisfacción", indicó la funcionaria. (Télam)