La defensa de una mujer acusada de homicidio agravado por el vínculo tras sufrir una "emergencia obstétrica" y la Fiscalía a cargo del caso pidieron hoy el arresto domiciliario de la imputada, apodada "la China", en la tercera audiencia del juicio en su contra, luego de la declaración de su marido, quien consideró que "es una película de terror horrible" lo que están viviendo.

"No sé cómo le va a afectar esto a mis hijos", dijo el esposo de "la China", cuya identidad se preserva, ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nro. 30, a cargo de los jueces Luis María Rizzi, Guillermo Enrique Friele y Marcela Mónica Rodríguez, y destacó que su esposa "no es capaz" de hacer lo que se le acusa, y que es una "excelente madre".

El hecho que se le imputa a la mujer -de 43 años y oriunda de Venezuela- ocurrió el 15 de diciembre de 2020 cuando, tras una gestación de 38 semanas, tuvo un evento obstétrico catalogado como "parto en avalancha", en el cual expulsó un feto, el cordón umbilical y la placenta.

Según ella misma explicó en una carta escrita en su celda del Complejo Penitenciario de Ezeiza, y también en su declaración el lunes último, no tenía conocimiento de su embarazo y había tenido eventos obstétricos similares en otras ocasiones en su país natal, por lo que depositó los restos con sangre envueltos en una manta en un contenedor de basura cercano a su casa en la zona del centro porteño.

Horas después, un hombre halló el feto envuelto en una manta en el barrio porteño de San Nicolás y dio aviso a la policía, por lo que una semana más tarde la mujer fue detenida y desde entonces se encuentra presa y acusada de homicidio agravado por el vínculo, por lo que puede recibir una condena a prisión perpetua.

Sobre la situación que vive la familia, el esposo de la mujer detalló que el hijo más grande se encuentra en "una depresión total" y que no tienen familiares en el país a los que acudir para cuidar a los jóvenes mientras él realiza sus extensas jornadas de trabajo.

"Para mí sería de mucha importancia que tengan en consideración el arresto domiciliario", declaró hoy "la China" luego de que su abogado defensor, Gastón Marano, lo pidiera ante el Tribunal, y agregó: "Mis hijos me necesitan en casa".

Ante el pedido de la defensa y la aprobación de la fiscal a cargo, Graciela Alicia Gils Carbó, el Tribunal decidió pedir informes a la Dirección de Monitoreo Electrónico y al Defensor de Menores de la Defensoría General de la Nación para evaluar la posibilidad de otorgarle el beneficio del arresto domiciliario.

Durante su declaración, el marido de la mujer contó que "la China" presenta una enfermedad por la que vivió eventos obstétricos similares a lo largo de su vida, con períodos menstruales dolorosos con expulsión de coágulos del tamaño de una naranja, y que en otras oportunidades tampoco se había dado cuenta de que estaba embarazada ya que no presentaba los clásicos síntomas asociados.

También enfatizó sobre su rol como madre: "Es más mamá que cualquier otro aspecto de su vida", dijo, y agregó que "ella siempre se preocupó por tener un buen centro médico para los hijos y para ella".

"Yo sentí que no maté a nadie, tengo un cuadro de salud. Me siento inocente", dijo la China durante su declaración el lunes pasado.

En el juicio se presentaron como amicus curiae en apoyo a la mujer el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Asociación de Pensamiento Penal, la Cooperativa Esquina Libertad y la Fundación para el Desarrollo de Políticas Sustentables (Fundeps).

"Este caso nos llegó a través del CELS y de la Procuración Penitenciaria de la Nación que se encontraron con la China en el penal de Ezeiza. Cuando se interiorizaron en la historia se dieron cuenta de que era una emergencia obstétrica y que hace dos años está privada de su libertad por una cuestión de salud", dijo a Télam la abogada Indiana Guereño, presidenta de la Asociación Pensamiento Penal.

Para Lucía Molina, abogada del CELS, este caso es "muy importante para las organizaciones de la sociedad civil porque se trata de una cuestión de salud".

"Esperamos que no se la criminalice y que se dicte una absolución", concluyó, en diálogo con Télam. (Télam)