Un importante incendio desatado en los suburbios de Seúl, en vísperas de las fiestas del Año Nuevo Lunar, afectó hoy a 60 viviendas y obligó a 500 personas a ser evacuadas, aunque no se registraron víctimas, informaron las autoridades de la capital de Corea del Sur.

El fuego avanzó sobre en la localidad de Guryong, un arrabal cercano a los rascacielos del lujoso distrito de Gangnam de la capital surcoreana, según reportó la agencia de noticias AFP.

El incendio, que empezó alrededor de las 6.30 hora local (18.30 del jueves en Argentina), quemó unas 60 viviendas y tuvieron que ser evacuadas unas 500 personas.

Las autoridades no reportaron víctimas.

El incendio, cuyas causas hasta el momento se desconocen, fue totalmente extinguido al mediodía, según las autoridades.

"Nos estamos planteando abrir una investigación adicional en este caso", indicó a la AFP Choi Jae-young, un funcionario del servicio de incendios y desastres de la zona metropolitana de Seúl.

Los habitantes del suburbio dijeron que no les sorprendió que se produjera un incendio.

"Ha habido muchos problemas de seguridad en la comunidad en relación a los incendios y parece que nunca fueron reconocidos seriamente" por las autoridades, aseguró Lee Woon-chul, de 65 años y que vive en este pueblo desde hace 30 años.

"Las casas están muy viejas y los cables eléctricos son peligrosos y están mal arreglados. A menudo hay chispas dentro de las casas", añadió.

Desde 2012, se han declarado ocho incendios en el barrio, según la oficina del distrito de Gangnam en Seúl.

El asentamiento de Guryong se creó hacia 1988, después de que vecinos de los alrededores fueran expulsados de sus casas debido al desarrollo de la capital, que iba a acoger los Juegos Olímpicos. (Télam)