A partir de una captura del fotógrafo danés Mads Nissen, que ganó el World Press Photo 2021, se viralizó una ingeniosa técnica practicada en Brasil para dar abrazos a personas que transitan el aislamiento social en el contexto de la pandemia por coronavirus.

La instantánea capta el momento en el que la enfermera Adriana Silva da Costa Souza rodea con sus brazos a Rosa Luzia Lunardi, de 85 años, quien llevaba cinco meses sin abrazar a nadie, en un geriátrico de San Pablo.

En Brasil, como en otros muchos países, las residencias de ancianos cerraron en marzo de 2020 para protegerse del Covid-19, especialmente mortal para los mayores de 80.

El artista que capturó esta maravillosa imagen, la describió como “una historia de esperanza y amor en los tiempos más difíciles”. Al plástico se lo conoce como “la cortina de los abrazos”, y cubre todo el cuerpo impidiendo los contagios.

Fue creado por la cooperativa médica Unimed Blumenau y distribuido en 24 asilos de cuatro municipios dentro del estado brasileño Santa Catarina. Está previsto que unos 600 adultos mayores se beneficien de esta iniciativa.

Además de ser muy manejable y adherirse con facilidad al cuerpo, imposibilita no solo la transmisión del covid-19, sino que también de otros virus. Su higiene es simple y se realiza con alcohol al 70%