El exsacerdote Juan de Dios Gutiérrez, que está siendo juzgado en Catamarca por el delito de abuso sexual de una joven de 16 años, debió ser aislado, en medio de la segunda jornada del debate, por ser contacto estrecho de un caso positivo de coronavirus, informaron hoy fuentes judiciales.

Según explicaron las fuentes consultadas por Télam, en medio del debate que se lleva adelante en la Cámara Penal 3 de la provincia, “Gutiérrez recibió un llamado del Comité Operativo de Emergencia de la provincia y le informaron que debía asilarse inmediatamente por ser contacto estrecho de un caso confirmado de coronavirus”.

Ante esta situación, minutos antes del mediodía, el tribunal presidido por Patricia Raquel Olmi, acompañada por los jueces César Marcelo Soria y Jorge Rolando Palacio, constató los dichos del exsacerdote ante las autoridades sanitarias pertinentes y decidió que Gutiérrez sea trasladado por una ambulancia del Same hasta su domicilio para poder continuar con el debate de forma virtual.

“El COE nos confirmó que se había dispuesto el aislamiento preventivo de Juan de Dios Gutiérrez, inmediatamente el tribunal dispuso que la audiencia continúe igual y que se traslade al acusado hasta el lugar de aislamiento. Porque si el acusado no estaba presente, sí lo estaban sus abogados defensores”, explicó a la prensa el secretario de la Cámara Penal N° 3, Carlos Robledo.

Por otra parte, fuentes judiciales explicaron que durante la segunda jornada del juicio prestaron declaración cuatro testigos, dos compañeros de la víctima, un psicólogo y un sacerdote, y que se espera que mañana sean cincos los testigos que respondan ante el tribunal.

El hecho por el que está siendo juzgado Gutiérrez comenzó a ser investigado en 2015, cuando la madre de la víctima de 16 años presentó una denuncia penal por abuso en la Fiscalía de Belén.

Según consta en la denuncia presentada por la madre, "Gutiérrez dirigía un movimiento juvenil cristiano, al cual su hija ingresó en 2014 y luego de un tiempo el sacerdote habría manipulado a la adolescente para entablar una relación de índole sexual con él y no le permitía hablar con nadie, ni confesarse para no ser descubierto". (Télam)