El médico Marcelo Melo, director General del Hospital de Clínicas "José de San Martín", que depende de la Universidad de Buenos Aires (UBA), dijo hoy que tienen en funcionamiento el Comité de Bioética para implementar el protocolo de la última cama, tras conocerse ayer que están ocupadas la totalidad de las disponibles en las unidades de terapia intensiva.

"Nosotros en el hospital tenemos el protocolo de la última cama preparado desde el año pasado; ya teníamos con el Comité de Bioética las pautas y normas para manejar los recursos sanitarias y humanos", explicó Melo en diálogo con Télam.

De acuerdo a lo establecido, el comité dirigido por el médico Juan Carlos Tealdi, e integrado por una veintena de profesores y profesionales jefes de servicios de distintas áreas, es el encargado de llevar adelante un "triage" de separación de pacientes, y evaluar quiénes requieren tratamiento paliativo en su ultima etapa y quiénes acceden a una cama.

"Es un estricto protocolo de bioética, es dificilísimo para los médicos, pero a la vez es importante porque en vez de dejarlo en manos de un terapista hay una equipo que hace la evaluación y un comité que lo respalda", explicó Melo.

En ese sentido, el director del hospital escuela ejemplificó que "si uno sabe que el paciente está en una situación irreversible y que al estar con respirador se va a morir, lo que vamos a hacer es que el comité lo evalúe y se resuelva pasarlo a cuidados paliativos, donde se lo va a atender de la mejor manera".

Con respecto a la situación actual, Melo advirtió que "hace varios días que tenemos una ocupación del 100 por ciento" de las camas de terapia intensiva, que son 50, y advirtió que "hay muchos pacientes que deberían subir a terapia" pero están con unas cámaras de alto oxígeno, que dispone el centro de salud, donde reciben ese insumo básico para los enfermos de coronavirus.

"Actualmente, los pacientes que ingresan a terapia intensiva tienen una estadía promedio de entre 15 y 18 días, la diferencia con la ola del año pasado es que ahora el promedio de edad bajó a 65 años y que pueden llegar a estar un mes", contó el profesor universitario.

En relación a los insumos necesarios para atender a los pacientes graves, explicó que "nos prometieron para los próximos días la provisión de más oxigeno; por ahora el hospital cuenta con una planta de oxígeno que nos permite abastecernos".

"El problema que estamos teniendo es con los medicamentos, principalmente los que son relajantes musculares, y otros medicamentos específicos, ya que hay desabastecimiento en los laboratorios y aumentos de precios del 400 por ciento", afirmó.

Entre fármacos como Midazolam, Fentanilo y Propofol que se usan para inducción de respiración asistida, el hospital tiene un promedio de 90 mil pesos de gastos diarios por paciente en medicamentos, por lo que actualmente recibió una partida extra del Ministerio de Educación, ya que este hospital depende de la Universidad de Buenos Aires. (Télam)