En Córdoba, a un año de sancionada la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) la gran mayoría de los centros de salud están garantizando la práctica, afirmaron desde Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) si bien reconocen que falta capacitación y recursos humanos, admiten que en los últimos meses se fueron sumando muchos profesionales.

La adhesión a la práctica se da sobre todo en la capital: “Es muy impresionante”, resaltó en diálogo con Télam Pate Palero, directora ejecutiva de CDD de Argentina.

Palero hizo un balance positivo sobre los primeros 12 meses de la ley y se mostró optimista para lo que viene, enfatizando que son “casi 100 centros de salud” los que están realizando la práctica en Córdoba.

“Estamos informando y capacitando porque también nos encontramos que todavía hay una identificación del aborto solamente con el legrado, que es una práctica compleja, riesgosa, o que puede ser riesgosa en condiciones que no sean las correspondientes”, explicó la dirigente.

En ese sentido, CDD hizo un relevamiento en todos los centros de salud de la provincia, con una respuesta “bastante alta”, en el que recogieron datos que marcan un anticipo del informe que se presentará el año que viene.

Así, como primer paso se proponen 12 datos, entre los que Palero resaltó: “Vimos una llamativa dificultad todavía para acceder a los métodos anticonceptivos, es muy notable la cantidad de dificultades en pandemia".

Click to enlarge
A fallback.

“Por falta de insumos o por estar restringida solamente la entrega a preservativos y pastillas mientras que la canasta de oferta de anticonceptivos es muy amplia y muy diversa precisamente por los distintos tipos de poblaciones que existen”, agregó.

Y otro dato que destacó es que “hay muy poco recurso humano, es una limitación grande”.

Aunque celebró que “hubo mucho avance en los últimos meses, se hicieron capacitaciones por parte del Estado y en general también se ha ido armando –nosotras decimos- una ‘red invisible’ de profesionales que se han ido sumando y de alguna manera también ha habido un interés en conocer, preguntar, adquirir más conocimientos”.

Palero se refirió además al pensamiento de la Iglesia, sobre la que dijo: “La institución en realidad cuando la mirás desde una teología más amplia, encontrás distintas corrientes teológicas que tienen esta posición que nosotras adoptamos, pero hay una prevalencia de una jerarquía que en los últimos tiempos ha recrudecido una persecución a la diversidad dentro de la propia institución católica”.

“Rescatamos que en el Concilio Vaticano II hubo muchas de estas posiciones que nosotras hoy indicamos, y que durante mucho tiempo, en los últimos años fueron desconocidas, negadas, pero entendemos que hay dentro de la propia institución una mirada más plural que a veces la jerarquía del Vaticano no ha respetado”, completó.

(Télam)