La elección del científico repatriado Daniel Fernández como nuevo rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (Untdf) abre nuevas posibilidades para el desarrollo de la ciencia en la provincia y para su interrelación con instituciones presentes en el territorio fueguino, coincidieron en señalar especialistas consultados por Télam.

Fernández forjó su carrera como investigador en el Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic), con sede en la ciudad de Ushuaia y dependiente del Conicet (https://cadic.conicet.gov.ar/).

Allí comanda todavía hoy un grupo de investigadores especializados en el estudio de los peces antárticos y subantárticos, y dirige un laboratorio de biología molecular.

"Creemos que el nuevo rol de Daniel (Fernández) puede abrir nuevas posibilidades para que se pueda lograr una mayor integración entre la universidad y nuestra institución, cuyo equipo de investigación ya participa activamente en la enseñanza universitaria", sostiene Gustavo Ferreyra, director del Cadic.

"La conjunción de ambos enfoques entiendo que va a ser un factor clave para el éxito en el desarrollo de su gestión. La docencia y el ejercicio de una profesión ejercitadas equilibradamente encarnan la combinación ideal para una actividad universitaria creativa y con un respaldo sólido de conocimientos", destaca Ferreyra.

Según el director del Cadic, los docentes de la universidad "no necesariamente son investigadores en ciencias básicas, sino que provienen de una multitud de disciplinas y áreas profesionales, lo cual enriquece aún más el aporte brindado a la comunidad".

El Cadic es el centro multidisciplinario de investigación más austral del mundo, a excepción de las bases antárticas.

Fue creado en 1969 y en la actualidad concentra cuatro grandes áreas de estudio: ciencias biológicas, ciencias agrarias, ciencias de la tierra, el agua y la atmósfera y ciencias sociales, aunque muchas de las disciplinas que integran esos grandes temas estudian temas transversales como: el cambio climático, la conectividad entre los ecosistemas marinos y terrestres, las conexiones entre la Región Subantártica y Antártida y la dimensión humana de los problemas ambientales.

Las capacidades científico tecnológicas de las que dispone el centro permiten desarrollar diversos procedimientos, como la medición del tamaño de grano de las partículas y sedimentos, la toma de medidas topográficas detalladas con vehículos aéreos no tripulados y otros métodos de relevamiento geofísico, el análisis de plantas, suelo y agua y el diseño de procedimientos y recomendaciones para el uso y la conservación de recursos biológicos, históricos y culturales, entre otros.

En la actualidad el personal del Cadic incluye cerca de 60 investigadores, 60 becarios doctorales y postdoctorales y 55 profesionales, técnicos y administrativos. (Télam)