El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, Francia, estableció que el Vaticano no puede ser demandado por casos de abuso sexual cometido por sacerdotes en varios países, se informó hoy.

Esa corte rechazó hoy a 24 querellantes que habían demandado sin éxito al Vaticano ante los tribunales belgas por actos de pedofilia cometidos por sacerdotes católicos, informó la agencia ANSA.

La decisión de Estrasburgo llega pocos días después de la publicación del trabajo de la Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia (Ciase) en Francia, que estimó en 216.000 la cantidad de víctimas de sacerdotes o religiosos desde la década de 1950, o incluso 330.000 si se suman los laicos agresores dentro de las instituciones de la Iglesia.

Para rechazar a los demandantes, de nacionalidad belga, francesa y holandesa, el TEDH invocó en particular la "inmunidad" de la Santa Sede reconocida por los "principios del derecho internacional".

La Corte, que por primera vez se expresa sobre este tema, falló a favor de los tribunales belgas.

En los últimos años también se habían dictado sentencias similares a la de Estrasburgo en los tribunales de los Estados Unidos, sobre denuncias de este tipo dirigidas al Vaticano, e incluso al Papa, por víctimas de sacerdotes pedófilos.

Click to enlarge
A fallback.

"La Corte considera que el rechazo no se apartó de los principios generalmente reconocidos del derecho internacional en materia de inmunidad estatal" y que se aplican al Vaticano, señaló el TEDH en un comunicado.

El tribunal de Estrasburgo llegó a la conclusión de que no se habían violado las disposiciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos sobre el "derecho de acceso a un tribunal" invocado por los demandantes, que afirmaron que se les impidió hacer cumplir sus quejas contra El Vaticano en el derecho civil.

Habían presentado una acción civil colectiva en Bélgica en 2011 para obtener una indemnización contra El Vaticano, los líderes de la Iglesia católica en Bélgica y las asociaciones católicas, recordó la Corte en su declaración.

Pidieron una indemnización por "el daño causado por la forma estructuralmente deficiente en que la Iglesia habría abordado el problema del abuso sexual dentro de ella", según la misma fuente.

El Vaticano "tiene características comparables a las de un Estado", señalaron también los jueces europeos.

Y creen que, por tanto, la justicia belga tenía derecho a "deducir de estas características que la Santa Sede era un organismo soberano extranjero, con los mismos derechos y deberes que un Estado".

"El fracaso total de la acción de los demandantes deriva en realidad" de "opciones procesales" que "no modificaron" durante el proceso "para esclarecer e identificar los hechos en apoyo de sus acciones", concluyó la Corte.

Como país que no es miembro del Consejo de Europa, por lo tanto, fuera del alcance del Tribunal Europeo, la Santa Sede no participó directamente en los procedimientos ante el TEDH, el brazo legal del Consejo.

Sin embargo, se había autorizado a la Conferencia Episcopal de Bélgica y al Vaticano a intervenir en el procedimiento escrito como terceros. (Télam)