El tratamiento de la Pubertad Precoz Central (PPC) es importante porque permite frenar el avance de los cambios físicos y psicoemocionales, y evitar que niños y niñas alcancen su talla adulta antes de tiempo por debajo del promedio esperable.

"Cuando está bien hecho, el tratamiento es muy eficaz en frenar la pubertad. Es seguro y sin eventos adversos serios", afirmó a Télam el jefe de la División de Endocrinología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Ignacio Bergadá.

"A las niñas que reciben este tratamiento no les afecta para nada su desarrollo ulterior y tampoco la fertilidad futura, pero sí puede pasar que algunas niñas, que empiezan su pubertad muy temprana, presenten menopausia más temprana", añadió el especialista.

El tratamiento fue incluido en el Plan Médico Obligatorio (PMO) el 6 de diciembre de 2021 con la cobertura al 100% de la medicación a través de la resolución 3437/21 del Ministerio de Salud de la Nación.

La inclusión se dió luego del reclamo conjunto de unas 2.000 familias de niños y niñas con PPC de todo el país, quienes en la actualidad también denunciaron incumplimientos de algunas obras sociales y prepagas que no fueron incluidas en la resolución.

Además presentaron dos proyectos de ley, uno en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional y otro ante la legislatura misionera. Ambas iniciativas proponen garantizar y promover una mayor difusión del tema, como el acceso a los medicamentos en todo el país y mayor capacitación a los profesionales de la salud y de la educación, entre otras cuestiones.

"El tratamiento es oneroso y puede no estar al alcance del bolsillo de la mayoría -describió Bergadá-. La población (afectada) está un poco desesperada porque le dicen que hay un tratamiento y no lo puede pagar o no tiene la cobertura del 100%".

Por su parte, la médica pediatra y endocrinóloga infantil del Hospital Tornú, Sol Rodríguez Azrak, explicó a Télam que "hay casos en que llegan tarde a la consulta y capaz tienen 9 años y se nos complica que autoricen la cobertura porque la paciente ya no tiene 8 recién cumplidos -en el caso de las niñas-, entonces uno informa que está por menstruar en un mes pero igual no se lo quieren autorizar porque tiene 9".

"Se pierde la oportunidad de acción inmediata y se perjudica a niños y niñas desde el aspecto psicoemocional", concluyó la médica y señaló que "también el grupo de pacientes que están con una altura que capaz es normal para la edad pero para ese grado de desarrollo puberal son bajos y después quedarán muy bajitos al terminar su pubertad". (Télam)