(Por Milagros Alonso) Tras participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Mario Lubetkin, subdirector general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), aseguró hoy a Télam que la reunión fue un "salto en calidad" para hacer frente a los crecientes índices de hambre en la región y remarcó que "tenemos una oportunidad con esperanza de resultados".

"Esta reunión es un salto en calidad para un tema que se venía debatiendo y nos plantea otro desafío. Ahora se trata de hacerlo tangible", aseguró Lubetkin, quien también es representante regional para América Latina y el Caribe de la FAO.

De paso por Buenos Aires, adonde llegó junto a la delegación del organismo de Naciones Unidas, Lubetkin recibió a Télam en exclusiva para dialogar sobre los compromisos que acordaron los jefes de Estado y de Gobierno en la Celac en materia de seguridad alimentaria y los desafíos que restan por delante para mejorar la disponibilidad de alimentos nutritivos.

Entre las medidas principales para alcanzar una integración regional que permita reducir el hambre, Lubetkin consideró fundamental la "transformación de los sistemas agroalimentarios".

Esta transformación agrupa un conjunto de medidas como "el manejo correcto de la tierra para que se pueda seguir plantando, de las semillas para que sean de alta calidad y de la producción para que no haya niveles de desperdicio muy altos", ejemplificó el periodista y académico uruguayo que reside en Chile, donde funciona la oficina regional de la FAO.

También remarcó la importancia del desarrollo eficiente de la agricultura familiar y la necesidad de incorporar el "concepto de kilómetro cero", que implica que la producción local no tenga que ser trasladada a otra parte para su consumo.

Consultado sobre el diagnóstico que elevaron desde la FAO a la cumbre de la Celac, en la que participaron representantes de los 33 países de la región y que estuvo marcada por la vuelta al foro de Brasil con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Lubetkin señaló que "no hay duda de que la situación alimentaria no está en su mejor momento. Estamos con indicadores muy severos".

En este sentido, indicó que América Latina y el Caribe están atravesando "una realidad estructural con niveles de diferencia y de desequilibrios sociales muy severos y que, si a eso se le suma el Covid-19 y los efectos de la guerra en Ucrania, se genera un componente notablemente explosivo que complica aún más el escenario actual.

Además, enfatizó sobre la "contradicción tremenda" que tiene que resolver la región: "Por un lado, estamos en un escenario de hambre que supera los 56 millones de personas, con un aumento del 30% si pensamos en la situación previa al Covid. Y, por el otro, este es un continente que podría alimentar potencialmente a 1.300 millones de personas, el doble de la población de América Latina".

La semana pasada, la ONU publicó el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2022 que reveló que más de 130 millones de personas en América Latina y el Caribe no cuentan con los medios suficientes para acceder a una dieta saludable.

También, el informe advirtió que la región tiene el costo diario más alto del mundo para alcanzar este tipo de dieta llegando en el Caribe a un valor de 4,23 dólares, seguido de América del Sur con 3,61 y América Central con 3,47, mientras que el promedio global es de 3,54 dólares.

A su vez, el documento sugirió la implementación de políticas para mejorar la asequibilidad de alimentos nutritivos como facilitar el comercio internacional de productos agrícolas y fertilizantes, mejorar la transparencia de la transferencia de información y considerar mecanismos alternativos para financiación de importaciones.

Entre los avances que se acordaron ayer en el texto de la Declaración de Buenos Aires, dado a conocer al cierre del encuentro, Lubetkin destacó el compromiso para actualizar al nuevo contexto internacional el Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Celac 2025 (Sancelac) con la asistencia técnica de FAO y otros organismos.

Sobre este punto, agregó que el objetivo es "tratar de llegar con el nuevo plan de seguridad alimentaria antes de fines del 2023".

En el documento final de la Celac, los representantes de los países reiteraron su compromiso "para impulsar acciones efectivas tendientes a garantizar la seguridad alimentaria, apoyando el desarrollo agrícola y rural, promoviendo el aumento de la producción sostenible de alimentos y la disponibilidad alimentaria, así como un sistema de comercio internacional de productos agrícolas más justo, transparente, equitativo y previsible".

En ese contexto regional, Lubetkin indicó que la FAO tiene en Argentina una serie de proyectos que está llevando adelante y está a disposición del Gobierno nacional para "apoyar en todas las formas que sean necesarias".

"El crecimiento de la acuicultura y la pesca son uno de los temas que están siendo cada vez más sensibles en las autoridades locales argentinas. Ese es un ejemplo de aspectos donde nosotros podemos apoyar a una industria que es muy pequeñita y puede generar a muy corto plazo resultados importantes", añadió.

A modo de balance del cierre de la Celac, Lubetkin consideró que "hay una búsqueda por parte de los países, aunque sea parcial, para tratar de encontrar mecanismos para salir del escenario más agudo de inseguridad alimentaria. El problema es que nadie va a salir solo, por lo tanto, organismos como la Celac son sustancialmente importantes porque es el único de articulación regional".

Con el regreso de Brasil a la Celac, el representante de la FAO aseguró que el nuevo escenario regional presenta "una oportunidad con esperanza de resultados".

"Si los grandes países hacen políticas de éxito, también los números regionales van a bajar rápidamente", señaló Lubetkin, e indicó que la potencia de Brasil es "notable" para invertir en temas de seguridad alimentaria.

"El mensaje que yo me llevo del debate es que no hay que perder la oportunidad del resultado de la reunión de la Celac en Buenos Aires", concluyó. (Télam)