El sismo de 5.9 de magnitud en la escala de Richter que se registró ayer a las 13.40 en el departamento Orán, del norte de la provincia de Salta y en el límite con Jujuy, fue "llamativo" por su poca profundidad, explicó hoy Patricia Alvarado, directora del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) e investigadora del Conicet y la Universidad Nacional de San Juan.

El sismo, que se sintió en gran parte del territorio de ambas provincias sin reportes de daños graves, se dio en una zona que históricamente ha recibido estos accidentes geológicos, aclaró la especialista.

"Tenemos identificado el sismo de ayer con una magnitud moderada en las sierras subandinas, esto es en el límite de las provincias de Jujuy y Salta. Lo llamativo ha sido la poca profundidad en una zona generadora de estos sismos de menos de 10 km. Esto ha hecho que levante esa polvareda y provoque desmoronamientos como los que se han visto", dijo Alvarado a Télam Radio.

La directora del Inpres indicó que el sismo fue "un fenómeno que acomoda la deformación de la cadena andina que está permanentemente levantándose y cada tanto se acomoda con fallas geológicas en sentido Este-Oeste".

"Es una zona que históricamente ha tenido sismos como el que ocurrió ayer, y por suerte no hemos tenido que lamentar víctimas fatales si bien han habido daños menores. La norma de construcción sismo resistente que coloca a esa zona en una peligrosidad 3, es decir, una peligrosidad elevada, prevé que puedan ocurrir estos daños, lo que se apunta es a que no colapsen las viviendas", aclaró.

Por eso, Alvarado hizo "un llamamiento a la hora de construir sabiendo que la cadena andina puede generar estos sismos, que por suerte fue un susto"

Por último, la investigadora alertó que "todavía se puede sentir alguna réplica, pero menores que el sismo principal". (Télam)