La periodista y escritora mexicana Cecilia González, quien participará mañana de una celebración del Día de Muertos en el centro cultural Morán, explicó que "el sentido profundo" de esta fecha, y la búsqueda de las diferentes celebraciones "es reconocer la muerte como parte de la vida"

"Se van a cumplir 20 años viviendo en (la Ciudad de) Buenos Aires y al principio, y durante mucho tiempo, yo sé que a mucha gente de aquí le impresionaba que hablemos y le dediquemos dos o más días a nuestros muertitos, cosas que en el norte argentinos, por las poblaciones originarias, no sonaría tan extraño", dijo a Télam la periodista que actualmente escribe en Tiempo Argentino, Anfibia y el portal de RT en español.

La perspectiva empezó a cambiar con el estreno de la película de Disney "Coco", que "logró transmitir el sentimiento de alegría" de estas fechas, que invitan "no solamente llorar, a condolerse" por los que ya no están sino "sino honrar la muerte que es parte de la vida".

González explicó que "antes había como una resistencia en cuanto hablaba del tema", que evidenciaba "una fuerte negación hacia la muerte en capital" que ahora parecieran empezar a retrotraerse porque la película logró mostrar que estos días tienen "mucho sentido de fiesta, que no hay nada oscuro, que vamos a recordar, a comer, celebrar a nuestros muertos".

"Nosotros tenemos un calendario de fiestas populares que abarca todo el año, pero la fiesta grande más cercana es el 15 de septiembre, día de la Independencia y cuando termina ya la gente se pregunta: '¿y ahora qué sigue? ¡Los muertitos!" Y desde fines de septiembre ya empieza a haber mercados con calaveritas que le puedes regalar a amigos con su nombre escrito en la frente", contó.

En esos mercados además se compra la flor de cempasúchil "porque el naranja es el color de la muerte", y todo en "un clima de mucha efusividad" porque hay que recordar a tiempo y comprar "todos los elementos de la ofrenda", tanto los que indica la tradición como aquellas cuestiones "que les gustaban" a los difuntos homenajeados, como "libros, comidas videos, flores, velas"

Click to enlarge
A fallback.

"Yo el año pasado que le hice a mi mamá que recientemente había fallecido y a Quino porque para mí fue re importante, pero cada quien arma el altar para los que quiere y como quiere, lo importe es recordarlos", dijo.

"Yo a muchos amigos les digo, 'aunque sea una foto, una vela y una flor ponles' pero es importante porque es un momento de comunión con el muertito", dijo.

González recordó que por estos días El Zócalo, la plaza principal de la Ciudad de México, se llena calaveras gigantes, que los medios "publican calaveritas, que son poemas en broma, dedicados tanto a personas vivas o muertas", que hay mucha expectativa por el Desfile de Día de Muertos y por todos lados aparece "La Catrina" que "fue una creación de José Guadalupe Posadas de principios de siglo pasado que forma parte del juego de la desacralización de la muestra" al presentar una mujer esquelética "vestida de manera elegante".

"El sentido profundo es que la muerte forma parte de la vida y que hay que recordarlos. Cuando niños, nos enseñan que si no homenajeas en Día de Muertos, te van a venir de noche a jalar las patas, provocando miedo pero gracioso y despertando el interés entre susto y risa", concluyó.

Mañana Cecilia será parte de la celebración del Día de Muertos en el Centro Cultural Morán (Pedro Morán 2147, CABA) donde "vamos a explicar nuestra hermosa tradición, habrá ofrenda para los muertitos, tamales y pan de muerto, lectura de poesía y música de nuestra tierra".

Organiza la Embajada Novo Tenochca y auspicia el Centro PEN (Poetas, Ensayistas, Narradores) de Argentina, y para participar hay que reservar entradas escribiendo a contacto@culturalmoran.com. (Télam)