El papa Francisco exhortó hoy a "no perseguir a Dios en sueños e imágenes de grandeza y poder", sino a "reconocerlo en la humanidad de Jesús y, en consecuencia, en la de los hermanos y hermanas que encontramos en el camino de la vida".

"Dios se hizo carne y sangre; se rebajó para convertirse en un hombre como nosotros, se humilló hasta asumir nuestros sufrimientos y nuestro pecado, y nos pide que lo busquemos, por tanto, no fuera de la vida y de la historia, sino en la relación con Cristo y con los hermanos", sostuvo Francisco durante el Ángelus.

Según el pontífice, "también hoy la revelación de Dios en la humanidad de Jesús puede suscitar escándalo y no es fácil de aceptar", informó la agencia de noticias ANSA.

Y este "escándalo", agregó, "está bien representado por el sacramento de la Eucaristía: ¨qué sentido puede tener, a los ojos del mundo, arrodillarse ante un trozo de pan?".

Por último, Francisco invitó a no maravillarse si "Jesucristo nos pone en crisis".

"Al contario: preocupémonos si no nos pone en crisis, porque quizás hayamos diluido su mensaje. Y pedimos la gracia de dejarnos provocar y convertir por sus palabras de vida eterna", concluyó. (Télam)