El padre de la adolescente Gala Cancinos, que desapareció en mayo de 2017, pidió anoche que la recompensa ofrecida por el Gobierno Nacional en el marco de su búsqueda, que es de $1.500.000, sea destinada al hombre que encontró sus restos el jueves pasado en la localidad salteña de Vaqueros.

“Con mi más profundo pesar confirmo que encontraron a mi dulce y entrañable hijx, y agradezco a todas las personas que acompañaron estos duros 4 años”, publicó Javier Cancinos en su cuenta de la red social Facebook.

El padre de la adolescente consideró que le “parece justicia que la persona que me la encontró reciba la recompensa, ya que no resultó toda la búsqueda o canes que se trajeron y se encontraban a escasos metros del lugar”.

“Hoy mi alma desgarrada sólo atina a dar gracias a ese papá y su hijo, al cual quisiera conocer personalmente”, concluyó Cancinos.

La joven, desaparecida el 16 de mayo de 2017 cuando tenía 14 años, fue buscada intensamente durante cuatro años, e incluso el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Seguridad, ofrecía la recompensa a quien proporcionara información sobre su paradero.

El jueves pasado, un hombre y su hijo se acercaron a una gruta de la Difunta Correa ubicada al costado de la ruta nacional 9, a la altura del kilómetro 12,5, pasando el puente del río Wierna, en la localidad de Vaqueros, para desmalezar el lugar por una promesa.

Allí el hombre divisó un cráneo y alertó a la Policía, que de inmediato se trasladó al lugar.

El fiscal penal de turno, Leandro Flores, dispuso el trabajo en el área del hallazgo del personal policial y del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, mientras que la investigación quedó a cargo de los fiscales penales Mónica Poma y Santiago López Soto, quienes ayer realizaron una inspección ocular.

Los restos óseos fueron trasladados al Servicio de Tanatología Forense del CIF, donde fueron sometidos a pericias para tratar de determinar el sexo, la edad, la data de muerte y la identidad de la víctima. Junto a los restos fueron hallados otros elementos de interés para la causa.

Ayer, López Soto confirmó en una conferencia de prensa junto a su par de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, y el director del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), Pablo Rivero, que “a partir del hallazgo de piezas dentarias del cuerpo encontrado ordenamos una pericia odontológica que nos dio la certeza de que se trata de Gala Cancinos”.

El fiscal precisó que se trató de “un hallazgo casual” por parte de una persona que “se encontraba realizando tareas de desmalezamiento, pasando el puente de Vaqueros”, a partir de lo cual comenzaron “tareas investigativas en una zona muy compleja, de muy difícil acceso”.

Por su parte, Rivero explicó que "se trabajó rápidamente en poder recolectar los indicios y los restos cadavéricos y, en una segunda fase, en poder confirmar la identidad”, y agregó que “el odontólogo Pablo Medina intervino” en la pericia que permitió confirmar en "un 100%" la identidad de la persona encontrada.

La adolescente, que concurría al Colegio Belgrano, de la capital salteña, fue reportada por sus padres como desaparecida el 16 de mayo de 2017 y durante cuatro años se realizaron diversos rastrillajes, análisis de cámaras de seguridad, de sus contactos de redes sociales y entrevistas a su entorno.

Ese día, cerca de las 15, Gala salió de su casa para ir a gimnasia y al instituto de inglés al que concurría y fue vista por última vez esa misma tarde por una tía, cuando salía sola del Parque del Bicentenario, en la zona norte de la ciudad de Salta.

Ante la consulta por la identidad de género de la menor, que según trascendió se autopercibía varón, los fiscales señalaron que ahora se la menciona de acuerdo al nombre legal al momento de la desaparición, sin desconocer la vigencia de la Ley de Identidad de Género, en relación a su autopercepción. (Télam)