Vecinos y comerciantes de los barrios de Flores y Parque Avellaneda manifestaron hoy, en la Legislatura porteña, la negativa al nuevo Metrobus proyectado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sobre las avenidas Alberdi y Directorio para el transporte público, al considerar a la obra de "innecesaria".

El rechazo se dio durante la reunión de la Comisión de Obras y Servicios Públicos, que preside la diputada Natalia Fidel, en la cual participaron residentes de la zona sur oeste porteña y funcionarios del Ejecutivo que informaron acerca del diseño del corredor.

Clara Sanguineti, directora de Diseño e Implementación del Gobierno porteño, explicó que será un Metrobus de mano única que tendrá una extensión de 5,8 kilómetros e irá en sentido General Paz por Alberdi y hacia el centro por Directorio y sostuvo que la meta será "mejorar los tiempos de viaje del transporte público.

A diferencia de otros carriles exclusivos existentes, la funcionaria detalló que en ese caso "las estaciones serán más chicas" ya que no ocuparán "toda la avenida y al ser un carril de mano única no tiene emplazamiento de cantero central".

En cuanto al estacionamiento, no estará permitido; no obstante permanecerán autorizadas las operaciones de carga y descarga.

Justamente, la restricción al estacionamiento fue uno de los puntos que objetaron los vecinos y comerciantes, sobre todo, los que tienen sus locales en la avenida Alberdi en el polo comercial dedicado a la venta de sanitarios.

Al respecto, Sebastian Unru, vecino y comerciante de la zona, afirmó que "la obra no tiene nada de beneficiosa, sino que va a perjudicarnos porque va a sacarle el puesto de trabajo a 2000 personas que trabajan en la zona comercial".

Jorge Elger, presidente de la asociación de comerciantes de avenida Alberdi, calificó a la obra de "innecesaria" y agregó que "si quieren solucionar el problema del transporte y de la seguridad se pueden buscar alternativas que mejoren el transporte con mobiliario urbano que permita áreas de ascenso y descenso".

Por su parte, Gabriela Bergesio, vecina de Flores, advirtió sobre los inconvenientes que traerá el nuevo corredor en relación a la existencia de varios establecimientos educativos en la traza seleccionada.

En coincidencia, Julián Cappa preguntó sobre los lugares disponibles que quedarán para estacionar los micros escolares y los autos particulares a partir de la prohibición de detenerse.

En tanto, Juan Modarelli, legislador del Frente de Todos, evaluó que, tras el informe de la funcionaria porteña, "queda en claro que la necesidad de reordenar el tránsito no es principalmente con el transporte público".

Y el diputado del FDT Juan Manuel Valdés, por su parte, cuestionó la falta de información en la Legislatura sobre este proyecto previamente a la reunión gestionada por la legisladora Fidel, por lo que planteó la necesidad de contar con una "legislación en general sobre el Metrobus",

"Estas son iniciativas del Poder Ejecutivo cuya aprobación que no pasan por esta casa y así terminan saliendo políticas que la ciudadanía desconoce", destacó.

(Télam)