El colectivo por la Ley de Trombofilia en Argentina se formó en 2016 a partir de la necesidad de "garantizar el acceso equitativo al diagnóstico y tratamiento a todas las personas gestantes", dijo Ianina Lis Castro, representante de la organización.

"Empezamos a militar la ley pidiendo la cobertura para el acceso al diagnóstico en 2015 porque las mujeres tenían que perder varios embarazos para que se habilite el estudio para detectar trombofilia", contó a Télam Lis Casto, quien durante su tercer embarazo enfrentó el trastorno.

En noviembre de 2016 la ley fue sancionada por el Senado, pero el 23 de diciembre el entonces presidente Mauricio Macri la veto, y finalmente se incorporó el tema a la Ley de los Mil Días sancionada a finales de 2020.

La pelea de Lis Castro comenzó cuando quedó embarazada por tercera vez de manera natural, pero a las 25 semanas de gestación murió su bebé.

"Sentí que la bebé no se movía y fui a ver a mi obstetra de toda la vida, quien tras realizarme una ecografía me dijo que no había latidos", recordó.

Inmediatamente su médica sospechó qué estaba sucediendo y dos meses después se realizó un estudio que detectó que tenía trombofilia hereditaria.

"La trombofilia puede ser hereditaria, es decir que la tuvimos toda la vida o puede ser adquirida que significa que se despiertan en estos periodos hormonales (el "Síndrome Antifosfolipídico -SAF-)", explicó la mujer cuya madre había perdido su primer embarazo a las 38 semanas de gestación.

Lis Castro consideró que tuvo "suerte" al obtener un diagnóstico rápido pero dijo que "hay compañeras que han perdido 8 embarazos".

"Con mi condición tengo un 50% de llevar adelante un embarazo normal y un 50% no, con mis dos primeras hijas tuve suerte", señaló.

Tras conocer su diagnóstico, empezó a contactarse con otras mujeres y se dio cuenta que "el acceso no era equitativo no solo por un contexto socioeconómico sino por el patriarcado. Cuando las mujeres perdemos embarazos históricamente te dicen 'bueno seguí intentando, ya vas a poder' como si fuéramos envases y no es así".

"En ese momento con mi compañero dijimos 'vamos a pelear por una Ley' y cuando sea equitativo para todos buscamos otro bebé", relató la mujer.

Lis Castro destacó la importancia de la aprobación en el Congreso --el 30 de diciembre de 2020- de la conocida como Ley de los Mil Días, que se sancionó en la misma sesión que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

"Dentro de la Ley de los Mil Días el artículo 23 aborda la protección integral de las mujeres y personas gestantes con trombofilia, y se declara que todas las personas que tengan antecedentes obstétricos y no obstétricos tienen garantizado el acceso al diagnóstico, los análisis y la cobertura del tratamiento", celebró la mujer. (Télam)