El ciclo lectivo 2021 en la provincia de Santa Fe comenzó hoy solo para los alumnos de las escuelas de gestión privada, ya que los docentes de los establecimientos públicos iniciaron un paro de actividades de 48 horas en reclamo de una mejor oferta salarial, que fue del 35% en tres tramos para ambos ámbitos.

Ante esa situación, el Gobierno de la provincia anunció que no mejorará la oferta e instó a la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) a volver a las aulas y a aceptar el ofrecimiento, como lo hicieron los trabajadores de la administración central y los afiliados al Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop).

El ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, responsabilizó por el paro a "un sector de dirigentes del sur de la provincia, que sistemáticamente se oponen a cualquier propuesta" y consideró que la asamblea que resolvió la medida fue "absolutamente minoritaria".

Pusineri dijo que esa dirigencia no tiene "ninguna responsabilidad porque los aumentos se pagan igual y la provincia no descuenta los días no trabajados". Además, se lamentó porque hoy se quedaron sin clases "las escuelas públicas, los alumnos, y los docentes, que seguramente hay muchos que quieren volver a las aulas".

"Nosotros vamos a ratificar la propuesta, e instar a que Amsafé deje sin efecto la medida de fuerza y vuelva al dialogo", dijo el ministro a radio Universidad, de la capital provincial.

En el caso de las escuelas privadas, las clases retornaron bajo una modalidad que prevé una alternancia de grupos de alumnos, que concurrirán a las aulas una semana y en la siguiente trabajarán en sus hogares con los cuadernillos que distribuyen la Nación y la provincia.

Para quienes fueron hoy a los establecimientos se puso en práctica un ingreso con los protocolos sanitarios, una jornada de una hora y media de desarrollo curricular con un recreo largo, actividades lúdicas y recreativas y para finalizar otro espacio de clases en el interior de las aulas.

En el caso de los docentes estatales, no hubo ninguna actividad en las escuelas públicas.

Además de la medida de hoy y mañana, los maestros tienen votada una similar para el 23 y 25 de marzo (el 24 de marzo es al feriado por el Día de la Memoria) en caso de no recibir una propuesta superadora.

El Gobierno propuso un incremento del 35%, dividido en un 18% con el pago de los salarios de marzo, un 8% con los de julio y el 9% restante en septiembre, con una revisión en octubre para medir la incidencia de la inflación en el poder adquisitivo del salario. (Télam)