(Actualiza información)

Más de 2.500 bomberos combaten un gran incendio forestal cerca del Parque Nacional Yosemite, en el estado de California, mientras miles de residentes de la zona están siendo evacuados porque las llamas se propagan a "una velocidad sin precedentes", dijo Jon Heggie, jefe de uno de los batallones de bomberos de California.

El incendio Oak comenzó en el condado Mariposa, a los pies de la cordillera Sierra Nevada, y hasta ahora devoró unas 7.000 hectáreas, arrasó unas diez propiedades y colocó en riesgo a otras miles, informaron las autoridades.

En apenas tres días se convirtió en el mayor incendio en lo que va de temporada en California.

"Lo que estamos viendo es característico de lo que hemos visto en otros incendios en California durante los últimos dos años", indicó Heggie.

"Avanza tan rápido que a veces la gente tiene que ser evacuada sólo con la ropa que lleva puesta. Estos incendios arden con una velocidad e intensidad tal que combatirlos es extremadamente desafiante y peligroso", agregó.

La Cruz Roja está llevando comida y atención médica a un refugio instalado en una escuela secundaria local, a donde fueron llevados algunos residentes y sus mascotas.

El último parte de las autoridades afirmó que los bomberos continúan trabajando bajo condiciones de intenso calor y sequía, en un terreno empinado y escarpado, lo que complica las operaciones.

Los bomberos reportaron que apenas pudieron contener 10% del incendio hasta este lunes, mientras que imágenes de voraces llamas descontroladas circulaban en las redes sociales.

"Las llamas alcanzaban unos 30 metros de altura", dijo David Lee, un residente evacuado que conversó con el diario local Santa Cruz Sentinel. "Es el incendio más rápido que he visto en mi vida", consideró.

Las autoridades desplegaron 17 helicópteros para combatir las llamas, mientras que en tierra, el personal evacua a decenas de comunidades del condado Mariposa, declarado en emergencia por la gobernación de California.

El Estado, así como el resto de la costa oeste de Estados Unidos, padece severas sequías desde hace más de una década. La falta de lluvias ha sido acentuada en parte por el cambio climático provocado por la actividad humana y la quema indiscriminada de combustibles fósiles.

La región está viviendo con más frecuencia climas extremos, con temporadas de incendios más largas y voraces, además de la dramática disminución de sus embalses de agua.

"Lo que puedo decirles es que esto es el resultado directo del cambio climático", comentó Heggie.

"No puedes tener una sequía de diez años en California y esperar que las cosas continuen igual", agregó. "Estamos pagando el precio".

Calificado de "megaincendio", las llamas del Oak son una de las manifestaciones de una ola de calor que está azotando varias partes de Estados Unidos desde el viernes.

El impacto del calentamiento global es visible, también, en estados centrales del país como Kansas, Oklahoma y Missouri, que registraron temperaturas próximas a los 40ºC.

Los servicios metereológicos están pronosticando probables nuevos récords de calor en ciudades de la costa del Pacífico estadounidense.

La temporada de fuego comenzó temprano en California con el incendio Washburn, también en las inmediaciones del Parque Nacional Yosemite, que amenazó a las secuoyas de miles de años de edad y que devoró casi 2.000 hectáreas de bosque.

La sequía de años contribuyó para dejar enormes áreas boscosas resecas, convirtiéndose en tierra fértil para la propagación de las llamas. (Télam)