El huracán Fiona provocó esta mañana ráfagas de 160 kilómetros por hora y lluvias torrenciales en Bermudas, dejando a miles de personas sin electricidad, a su paso por esta isla del Atlántico, luego de azotar las islas caribeñas Turcas y Caicos y de dejar varios muertos, inundaciones y graves daños materiales.

A las 6 hora local (misma hora en la Argentina), el centro de Fiona estaba localizado a unos 250 kilómetros al noroeste de Bermudas, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC), que retrogradó la tormenta a categoría 3 en la escala de Saffir-Simpson en su último boletín.

El alcance de los vientos huracanados se extendía a más de 110 kilómetros del ojo de la tormenta y el de los vientos con fuerza de tormenta tropical hasta 320 kilómetros, indicó el NHC, según citó la agencia de noticias AFP.

En la noche, varias áreas registraron cortes de energía, con más de 7.000 personas afectadas, según datos de la principal empresa eléctrica de ese territorio británico de ultramar de unos 64.000 habitantes.

El huracán Fiona ya mató a cuatro personas en Puerto Rico a principios de esta semana, según medios de comunicación estadounidenses, mientras que se informó de una muerte en el departamento francés de ultramar de Guadalupe y dos en República Dominicana. (Télam)