El ministro del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), el general Augusto Heleno Riberio, canceló hoy la autorización a siete proyectos de análisis para determinar la existencia de oro en la región de Sao Gabriel da Cachoeira, una de las mayores áreas protegidas de la Amazonía brasileña, en la que residen una veintena de pueblos originarios, se informó este lunes.

"Considerando la nueva información técnica y legal, presentada directamente al GSI, y que será estudiada por la Agencia Nacional de Minería (ANM), el ministro, en calidad de secretario ejecutivo del Consejo de Defensa Nacional, ha revocado las actas de autorización previas", señaló la cartera en un comunicado según Europa Press.

La nueva información a la que hace referencia el comunicado, es un procedimiento legal abierto por la Fiscalía para determinar si se cometieron irregularidades en las autorizaciones previas que concedió el ministro Ribeiro y sí, por tanto, podrían haber supuesto daños medioambientales en la región.

En tanto, la Fiscalía sostuvo que esas medidas tenían el objetivo de preparar una de las propuestas ampliamente defendidas por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como es la extracción de minerales en las regiones indígenas del país.

Ribeiro, general en la reserva del Ejército de Brasil, es uno de los principales asesores del presidente Bolsonaro en su calidad de secretario ejecutivo del Consejo de Defensa, órgano de consulta de la Presidencia en asuntos de soberanía y defensa.

Estas autorizaciones estaban previstas para el análisis de amplias zonas en el noroeste del estado de Amazonas, fronterizas con Colombia y Venezuela y que el propio GSI ha reconocido en este comunicado que podrían estar sobre los límites de estas tierras indígenas, una de las mayores áreas protegidas y con mayor conservación biótica.

Click to enlarge
A fallback.

No obstante, desde que fue designado ministro del GSI en enero de 2019 con la llegada de Bolsonaro, Riberio autorizó más de ochenta proyectos de extracción que en algunos casos han beneficiado a empresas embargadas por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), detalló el diario Folha de Sao Paulo. (Télam)