El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, dijo hoy que “caerá todo el rigor de la ley sobre quien incumpla las normas”, en referencia a quienes organizaron y concurrieron a las fiestas clandestinas desbaratadas por la policía provincial el fin de semana pasado, en el contexto de las restricciones por la pandemia de coronavirus.

Quintela habló durante un acto de entrega de vehículos para la policía provincial de la Capital y el interior riojanos, especialmente disgustado por una de las ocho fiestas clandestinas organizadas el fin de semana pasado, por la cual fueron procesadas 145 personas, entre las cuales había hijos de funcionarios provinciales, municipales, empresarios y hasta el hijo de un diputado nacional.

"La policía trabaja en llevar a la justicia a quien corresponda, pero será siempre en el marco de la ley”, señaló Quintela en referencia a la mencionada fiesta, organizada en la Capital riojana.

"Trabajamos en una política de inclusión y federalización de la fuerza y la policía está alcanzando metas", destacó también durante el acto, dirigiéndose a los jefes comunales de la Provincia.

El gobernador riojano agregó: "me siento orgulloso de la forma en que están actuando las fuerzas de seguridad. Estas son épocas muy difíciles y a veces suceden circunstancias confusas para poder actuar".

"Quiero agradecer doblemente por la forma en que actuaron, con respeto, paciencia y soportando situaciones no deseadas para cada uno de los integrantes de la fuerza, y que trataron como corresponde a las personas que infligieron algún tipo de delito", agregó.

"Estamos alcanzando algunas metas que nos propusimos, como es tener una policía que garantice la seguridad y protección de cada uno de los ciudadanos", manifestó.

"Caerá todo el rigor de la ley a quien se lo merece y corresponde, siempre con respeto aunque con el cuidado de una policía amiga", concluyó el gobernador riojano. (Télam)