La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación firmará mañana un Acuerdo de Solución Amistosa en el marco del caso Octavio Romero, el prefecto que luego de anunciar que se casaría según la ley de Matrimonio Igualitario, apareció muerto, por lo que su pareja Gabriel Gersbach recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y obtuvo un dictamen favorable.

Octavio Romero trabajaba en la Prefectura Naval Argentina como Suboficial 1° y tenía previsto casarse con su pareja, Gabriel Gersbasch, y así se habría convertido en el primer uniformado en contraer matrimonio en virtud de la ley de Matrimonio Igualitario en la Argentina.

Pero el 17 de junio de 2011 se encontró su cuerpo desnudo y sin vida flotando en el Río de la Plata.

El hombre había manifestado que era hostigado en su lugar de trabajo.

Ante la falta de avance en la investigación judicial, su pareja, Gabriel Gersbasch presentó una denuncia a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), proceso en el que lo acompañó Pedro Paradiso Sottile, presidente de Fundación Igualdad y la abogada Constanza Argentieri de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

El 20 de noviembre de 2018, la CIDH adoptó su Informe de Admisibilidad del caso.

A comienzos de 2021 se inició un proceso de diálogo entre la parte peticionaria y el Estado Nacional, que fue coordinado por la Dirección Nacional de Asuntos Jurídicos Internacionales en materia de Derechos Humanos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, informó hoy el organismo.

También participaron representantes de los ministerios de Seguridad, de las Mujeres, Géneros y Diversidad, y de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, además de representantes del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), del Canal Encuentro y de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres, de la Fiscalía General de Política Criminal, Derechos Humanos y Servicios Comunitarios y de la Dirección General de Políticas de Género del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

Luego de más de un año de trabajo, las partes llegaron a un acuerdo de solución amistosa en el que el Estado reconoce su responsabilidad internacional por la falta de adecuación de la investigación a los estándares internacionales y por el impacto que la situación generó sobre la integridad personal Gersbach.

El acuerdo que se firmará mañana en el Archivo Nacional de la Memoria, contempla diversas medidas de satisfacción; de reparación simbólica y económica y garantías de no repetición a las que se compromete el Estado para reparar las vulneraciones reconocidas.

Del acto participará Víctor Madrigal-Borloz, experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género de Naciones Unidas. (Télam)