El paso de Diego Maradona por canchas y localidades turísticas de las provincias dejó una estela inolvidable entre quienes pudieron acercarse al ídolo popular y que hoy, con su fallecimiento, se convierten en un testimonio histórico de añoranzas al enorme futbolista argentino.

Maradona marcó sus primeros dos goles en primera división en Argentinos Juniors en un partido como visitante ante San Lorenzo de Mar del Plata, el 14 de noviembre de 1976. Fue un encuentro por la Zona D del Torneo Nacional 1976, que terminó con victoria 5 a 2 para Argentinos: el cuarto y quinto gol fueron convertidos por Maradona, de 16 años, en un estadio ya demolido para construir un hipermercado.

En noviembre de 2006, al cumplirse 30 años de esos goles, en ese sitio fue colocada una placa que recuerda que "el joven volante zurdo, de 16 años, había ingresado para jugar en el segundo tiempo, con el número 15 en su espalda, marcando a los 42 y a los 45 minutos del complemento".

En Mar del Plata, Maradona también consiguió la Copa Artemio Franchi, su último título con la Selección Nacional, el 24 de febrero de 1993.

En Mendoza, Diego Maradona estuvo por última vez el 5 de octubre del 2019, cuando conquistó su primer triunfo oficial para el "Lobo", como director técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata, cuando le ganó 4 a 2 a Godoy Cruz. Previamente, había recibido un homenaje en el Estadio Malvinas Argentinas.

La ciudad de Bahía Blanca fue visitada por primera vez por Maradona en mayo de 1978, cuando jugó en el estadio de Olimpo un amistoso que el seleccionado argentino ganó por 7 a 0 a la Liga del Sur. Maradona tenía 17 años, jugaba en Argentinos Jrs e ingresó a los 30 minutos del complemento en reemplazo de Mario Alberto Kempes.

Entre Ríos fue una de las provincias que Maradona visitó y recorrió varias veces interesado por los atractivos naturales con la pesca y la tranquilidad y también viajó a Paraná para jugar con Boca Juniors, y a Villa Libertador San Martín para internarse en una clínica adventista de desintoxicación.

El 17 de abril de 1981, con Boca disputó un amistoso en el estadio Presbítero Bartolomé Grella en Paraná, ante un equipo combinado local de la Alianza Paranaense de Fútbol, donde convirtió un penal y ganó con du equipo 3 a 1.

Tras el doping positivo y el escándalo posterior al Mundial de Estados Unidos, en febrero de 1996 Maradona viajó y se instaló en la clínica adventista "Puiggari", en Villa Libertador San Martín, donde inició un proceso de siete días de nutrición, masajes, actividades deportivas, terapias y estudios que fue descripto como "rehabilitación física y espiritual".

También visitó Neuquén en distintos momentos de su carrera: lo hizo como profesional, en el formato showbol y como técnico de la Selección Nacional.

En 1997, realizó en Villa la Angostura su última pretemporada como jugador profesional en Boca, invitado por su amigo Carlos Randazzo. En 2008, formó parte de la Selección Nacional en formato showbol que enfrentó a Brasil y el 5 de mayo del 2010 fue como director técnico de la Selección Argentina, en un partido que ganó 4 a 0 al combinado de Haití en Cutral Có. Eso le sirvió a Maradona para confirmar la lista de los convocados al Mundial de Sudáfrica.

En Misiones, el 9 de mayo de 1992 es recordado por las más de 12 mil personas que colmaron el estadio Clemente Argentino Fernández de Oliveira del club Guaraní Antonio Franco de Posadas por un gol que Maradona hizo desde la mitad de la cancha. Ese día, jugó un partido a beneficio de la cooperadora del Pabellón de Niños del Hospital Ramón Madariaga.

El encuentro enfrentó a los equipos Estrellas del Interior y Selección de Posadas. Maradona jugó un tiempo para cada equipo e hizo tres goles: uno de penal, otro de tiro libre, pero el gol más recordado fue el tercero, cuando recibió la pelota en la mitad de la cancha, la levantó, hizo un par de "jueguitos" y desde ahí le pegó un zurdazo que clavó la pelota en un ángulo del arco contrario. Ese gol decretó el 6-3 final para el seleccionado posadeño.

El 20 de abril de 1994, Maradona arribó a Salta con la Selección argentina, en el marco de la preparación para el mundial de Estados Unidos. Jugaban un amistoso contra Marruecos, en el reinaugurado estadio del Club Gimnasia y Tiro, con más de 30 mil presentes. La albiceleste ganó el partido 3 a 1.

En el segundo tiempo, Maradona marcó de penal el empate, y a los 75 minutos fue reemplazado por Ariel Ortega, tras lo que Hugo "Perico" Pérez logró el tercer tanto argentino.

En Jujuy, Maradona fue protagonista de uno los grandes acontecimientos deportivos que se vivió en la provincia cuando el 18 de octubre de 1995 arribó como jugador de Boca Juniors. A estadio lleno, su equipo enfrentó a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y le ganó por 2 a 1.

El partido quedó grabado la memoria de muchos de quienes estuvieron dentro del campo de juego, entre ellos el exdelantero de Gimnasia y Esgrima, Mario Lobo, quien recordó el evento como algo "muy especial para el fútbol jujeño y para quienes estuvimos en la cancha aquella noche".

Lobo indicó que "fue un ejemplo de perseverancia para muchos jóvenes que a través del fútbol encontraron la posibilidad de tener una vida digna; Maradona fue una inspiración en mi caso también".

El club Gimnasia y Esgrima le rindió un homenaje a Maradona a través de su cuenta de Facebook: "Diego nos dejó una huella imborrable para el fútbol argentino y un recuerdo que perdurará por siempre en nuestros corazones. ¡Gracias eternas Diego Maradona!".

En La Pampa, el subsecretario de Deportes, Ceferino Almudévar, señaló que con la muerte de Maradona "se va una parte de la historia feliz de muchísimos argentinos".

"Nunca pensé en éste momento, nos deja un gran vacío, se fue el héroe y nace una leyenda", añadió en diálogo con Télam.

En tanto, el exfutbolista pampeano y exsecretario de Deportes nacional, Javier "Colo" Mac Allister, recordó al diario Textual que "jugar a su lado, fue como tocar el cielo con las manos". (Télam)