El Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor, consideró hoy que "es necesario que, a la finalización del DNU firmado por el presidente Alberto Fernández, se tomen medidas mucho más estrictas, mucho más rígidas, pero al mismo tiempo, de la mano de eso, con el acompañamiento de una vacunación que llegue a la mayor cantidad de personas posible con todas las vacunas que vengan".

En declaraciones a Télam Radio, quien también es Presidente de la Asociación Defensores del Pueblo de la República Argentina, dijo que restricciones más fuertes y vacunación "son dos medidas al mismo tiempo" y destacó que "tiene que haber claridad sobre qué se cierra y cuando se abre y cuando se vacuna y a quienes se vacuna".

"Si se establece una rigidez y estrictez en las medidas de cierre, tiene que haber vacunación contundente y también tiene que haber claridad sobre qué se cierra y cuándo se abre y cuándo se vacuna y a quiénes se vacuna", sostuvo Amor, para quien "son dos medidas (que deben ser implementadas) al mismo tiempo, en un momento de alto crecimiento y de alta ocupación de todas las camas, en particular de las UTI (unidad de terapia intensiva) a lo largo y a lo ancho de toda la Argentina".

Amor hizo declaraciones a Télam Radio y otros medios tras difundir un informe del organismos que encabeza efectuado en base a las recorridas que esa entidad realiza "todos los días" por escuelas y hospitales.

"Estamos frente a números muy altos de contagios", advirtió el titular del organismo en declaraciones a FM Futurorock.

Sobre esos indicadores, Amor profundizó: "Se habla de meseta pero nosotros vemos escalones de mesetas que siguen siendo más o menos de 1000 casos por semana, con un promedio muy alto, y un número muy grande de personas fallecidas" al igual que "el altísimo nivel de ocupación de camas de terapias intensivas".

Por otra parte, Amor consideró que "hay una actitud pasiva en cuanto a los testeos".

"Estamos con un nivel de testeo de entre 80 a 95 mil por día testeos en la semana, esto baja los fines de semana, por eso hay menos cantidad de casos, y creemos que hay una actitud pasiva en cuanto a los testeos, porque el Estado ha tomado una actitud de 'si tiene síntomas o realizó viajes vaya a testearse', cuando en realidad también hay que salir a buscarlos". (Télam)