El abogado defensor de los dos jóvenes imputados por golpear en la ciudad de Rosario a Tiziano Gravier, hijo de la modelo Valeria Mazza y el empresario Alejandro Gravier, consideró hoy “excesiva” la prisión preventiva por 90 días y aseguró que “si el agredido era otra persona, este hecho no se investiga”.

Jorge Bedouret, representante legal de Jesuán Ezequiel M. (26) y Franco Ezequiel Z. (27), los dos jóvenes imputados ayer con tres meses de prisión preventiva por lesiones dolosas graves, deslizó además la presunta existencia de presiones sobre el Ministerio Público de la Acusación (MPA) santafesino.

“No puede ser que el fiscal reciba miles de llamadas de todas las autoridades políticas y judiciales del país y se dedique solamente a una causa”, sostuvo el abogado.

Bedouret no negó el hecho que se les endilgó, pero dijo que sus defendidos “tienen que pasar su proceso en libertad" y consideró que "la prisión preventiva es una sanción excesiva para cualquiera”.

Durante una extensa audiencia celebrada ayer por la tarde en el Centro de Justicia Penal de Rosario, el fiscal Rodrigo Santana acusó a los dos jóvenes de provocarle lesiones dolosas graves a Tiziano Gravier (19), a la salida de una disco en la madrugada del último domingo.

Según quedó registrado en una cámara de videovigilancia, primero Franco Z. y luego Jesuán M. golpearon con sendos puñetazos a Gravier sin que en apariencia mediara discusión, y le dijeron “tincho”, una expresión despectiva hacia personas de clase alta.

Como consecuencia de los golpes, Tiziano debió ser internado primero en Rosario y luego intervenido en el Sanatorio Austral de Buenos Aires por una fractura en el maxilar.

El juez penal Hernán Postma formalizó la imputación y les dictó prisión preventiva por 90 días a los acusados, tal como lo habían solicitado el fiscal Santana y la querella particular de la familia Gravier, a cargo del abogado Germán Pugnaloni.

El defensor Bedouret consideró hoy “excesiva” la medida de privación de la libertad, al tiempo que aceptó como ““verdaderamente reprochable” la conducta de sus clientes.

“Son chicos que no tienen antecedentes, uno de Funes y el otro de Roldán, ni una multa de tránsito”, sostuvo en declaraciones a Radio Dos de Rosario.

Además, indicó que "tienen trabajo fijo, una familia constituida y arraigo ya que hace muchos años viven en el mismo domicilio. Tienen que pasar su proceso en libertad, la prisión preventiva es una sanción excesiva para cualquiera”.

Para el abogado, el caso expresa lo que considera una desigualdad ante la ley, por el conocimiento público de los padres de la víctima.

“Yo respeto absolutamente a la familia de Tiziano, pero qué tiene que ver eso con investigar distinto a los demás”, se preguntó.

En esa línea, señaló que “si el agredido era otra persona, este hecho no se investiga. Queda en la nada porque los fiscales no se pueden ocupar de estas cosas. Acá toda la policía se dedicó a esta causa por cinco días”.

“Son el único sostén de familia y los mandan 90 días presos, pierden el laburo. No tienen ni pasaporte, no hay peligrosidad procesal, no se puede dejar a esta gente detenida”, abundó el letrado.

Además, subrayó que “si tienen que cumplir con una pena, que lo hagan cuando estén condenados, no después de cuatro días del hecho”. (Télam)