El Centro Universitario de Idiomas (CUI) de la Universidad de Buenos Aires lanzó la primera plataforma de inteligencia artificial para la enseñanza de Lengua de Señas Argentina (LSA).

Se trata de ELDES LSA: plataforma de IA y detección de movimientos, que se presentará en la sede central del CUI el viernes próximo a las 10 en Junín 222, CABA.

Esto se integrará a la plataforma CUILINE, que "constituye una nueva etapa" para la enseñanza de LSA y "tiene como objetivo ampliar el acceso y la difusión de esta Lengua, así como también contribuir a universalizar su aprendizaje", informó el CUI en un comunicado.

Para este desarrollo el CUI estableció una alianza con Eldes (Enseñanza de Lengua de Señas) que creó la primera plataforma interactiva de enseñanza de Lengua de Señas del mundo, declarada de interés por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay.

lenguaje de señas

La adaptación de la plataforma fue desarrollada por la Dirección Académica del CUI con la coordinación de la profesora Romina Aza y cuenta con el aval tecnológico de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Esta plataforma permite "aprender con videos a cargo de un profesor/a y practicar en la plataforma que detecta los movimientos de las manos y el rostro, mientras que el alumno/a tendrá una devolución inmediata respecto de cómo está realizando la actividad propuesta".

ELdeS

También detecta los movimientos de las manos y el rostro para proporcionar retroalimentación instantánea.

Roberto Villarruel, director del CUI, dijo que "para nosotros, como parte de la comunidad educativa, es un hito histórico.

Es la primera plataforma de LSA en operar con inteligencia artificial y ello representa un avance significativo en la enseñanza y en la preservación de la Lengua de Señas Argentina, considerada un patrimonio lingüístico y cultural en la comunidad sorda del país".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 10 % de la población mundial tiene alguna discapacidad permanente, y unos 250 millones de personas, que representan el 3,8 % del total, tienen discapacidad auditiva. (Télam)