El ajedrez, un juego que practican 605 millones de personas en todo el mundo, tranquiliza, mejora la salud mental, ayuda a la recuperación tras la pandemia de coronavirus y promueve la tolerancia entre los pueblos, destacó Naciones Unidas al conmemorarse hoy el Día Mundial del Ajedrez.

En la jornada dedicada al ajedrez, la ONU destacó que si bien la pandemia limitó la práctica de muchos deportes, este antiguo juego de intelecto demostró una notable resistencia y adaptabilidad durante meses de confinamiento, informó el sitio web del organismo internacional.

Es uno de los juegos más antiguos del mundo, combina elementos del deporte, el razonamiento científico y el arte.

La ONU afirmó que el ajedrez puede contribuir a la creación de un entorno de tolerancia entre los pueblos y las naciones porque promueve la justicia, la equidad, la inclusión y el respeto mutuo, además de que -en este momento- tiene un papel relevante para la salud mental, que sufrió mucho estrés durante la pandemia de coronavirus.

En la actualidad, 605 millones de personas lo juegan regularmente y se estima que el 70% de la población adulta de muchos países lo ha jugado en algún momento de su vida.

A raíz de la emergencia decretada por el coronavirus, la mayoría de las actividades deportivas y de juego se limitaron, especialmente si se practican en equipo.

En este contexto, el ajedrez demostró en cambio una notable resistencia y adaptabilidad, así como un poder de convocatoria muy fuerte durante la pandemia, señalaron.

Los datos demuestran que durante los últimos meses se duplicó el interés general en este juego, con más gente que nunca participando en eventos de ajedrez en línea.

El ajedrez se puede jugar en cualquier lugar y todos pueden acceder a él ya que es asequible e inclusivo, y trasciende las barreras del idioma, la edad, el género, la capacidad física y el estatus social.

Además, Naciones Unidas destacó que se trata de un juego que apoya la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus objetivos porque promueve la educación, la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas.

El deporte, las artes y la actividad física tienen el poder de cambiar las percepciones y los prejuicios, además de que rompen las barreras raciales y políticas, luchan contra la discriminación y desactivan los conflictos.

El 12 de diciembre de 2019, la Asamblea General proclamó el 20 de julio como el Día Mundial del Ajedrez para marcar la fecha de establecimiento de la Federación Internacional de Ajedrez en París en 1924. (Télam)