Un total de 19 personas murieron y otras 185 sufrieron heridas en la colisión de dos trenes ocurrida ayer en la ciudad de Tahta, en el sur de Egipto, aclaró hoy la ministra de Salud egipcia, Hala Zayed.

Si bien ayer el Ministerio de Salud había informado que los muertos ascendían a 32, hoy Zayed precisó que "después de una aclaración hecha por el Ministerio de Salud y la Fiscalía General, así como después de haberse enviado las solicitudes a todos los hospitales, el número de heridos alcanzó los 185, y el de muertos, los 19".

El error en la cifra de fallecidos, agregó, se debió a que varias docenas de personas "estaban en un profundo estado de inconsciencia y las tomaron por muertas", agregó la funcionaria, según la agencia de noticias Sputnik.

La autoridad ferroviaria de Egipto explicó ayer que unos desconocidos activaron el freno de urgencia del primer tren provocando su parada, mientras el segundo tren impactó contra el primero por detrás y causó el descarrilamiento de dos vagones.

El accidente se produjo en Al Sawamaa Gharb, a 460 kilómetros al sur de El Cairo, y hoy los vagones volcados y los escombros fueron completamente despejados de las vías, por lo que se reanudó el tráfico ferroviario.

En el marco de la investigación, los asistentes de los conductores, el empleado de la torre de control y el operador del paso a nivel serán interrogados y sometidos a una prueba de detección de drogas, mientras que sus teléfonos móviles fueron incautados para revisar los registros de sus últimas llamadas, informó la fiscalía general, consignó la agencia de noticias AFP.

El presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, prometió sanciones para los responsables del accidente y advirtió que "quien haya causado este doloroso accidente por negligencia, corrupción o cualquier otra razón debe recibir una sanción disuasoria, sin excepción ni demora". (Télam)