Virgin Galactic anunció hoy que fue autorizada a reanudar vuelos espaciales, luego de que la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos concluyera una investigación sobre un "percance" de seguridad relacionado con su misión de alto perfil en julio, de la que formó parte el fundador de la compañía, Richard Branson.

La FAA le dijo a la compañía que había aceptado las medidas correctivas propuestas en relación al vuelo, en el que el vehículo SpaceShipTwo cayó por debajo de su espacio aéreo asignado durante su descenso hasta la pista de aterrizaje en Spaceport America, Nuevo México, informó la agencia AFP.

Virgin Galactic actualizará sus cálculos para vuelos futuros y solicitará más espacio aéreo, y prometió comunicación en tiempo real con la FAA durante las operaciones de vuelo, dijo la compañía.

"Todo nuestro enfoque de los vuelos espaciales está guiado por un compromiso fundamental con la seguridad en todos los niveles, incluido nuestro sistema de vuelos espaciales y nuestro programa de vuelos de prueba", dijo el director ejecutivo de Virgin, Michael Colglazier, en un comunicado.

"Apreciamos la revisión exhaustiva de esta investigación por parte de la FAA. Nuestro programa de vuelo de prueba está diseñado específicamente para mejorar continuamente nuestros procesos y procedimientos".

La FAA dejó en tierra Virgin Galactic a principios de este mes después de que un artículo de The New Yorker dijera que el vuelo experimentó irregularidades que podrían haber puesto en peligro la misión.

El artículo señaló que los pilotos encontraron advertencias en la cabina que indicaban que el ascenso del avión espacial propulsado por cohetes era demasiado superficial y la nariz no estaba lo suficientemente vertical, agregó AFP.

Esto podría haber significado que, después de llevar a su tripulación al borde del espacio, le habría faltado energía suficiente para planear de regreso a su pista de aterrizaje en la Tierra.

Al final, la nave aterrizó en la pista, pero su altitud cayó más abajo de lo debido.

Un comunicado de la FAA confirmó que había cerrado su "investigación del percance".

"La FAA también encontró que Virgin Galactic no comunicó la desviación a la FAA como se requería", dijo el comunicado, una declaración que sugiere que la agencia solo se enteró de la irregularidad a través del artículo en The New Yorker.

Virgin Galactic está planeando su próximo vuelo de prueba con miembros de la fuerza aérea italiana, a mediados de octubre, concluyó AFP. (Télam)