El médico Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, afirmó hoy que "estamos en caída libre hacia el abismo de la catástrofe sanitaria más importante de nuestro país" porque el "sistema llegó a su límite" para atender a los pacientes con coronavirus.

El especialista sostuvo que afirmar lo contrario significa ofrecer "una resistencia hacia lo único que podemos hacer que son las medidas restrictivas" ante el aumento de casos de coronavirus.

"Estamos en caída libre hacia el abismo de la catástrofe sanitaria más importante de nuestro país", advirtió en diálogo con el canal de TV América y agregó que "se está construyendo un relato de que la situación no es tan grave como dijo Santilli (Diego, vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires): 'aumentaron los contagios, se encendió una luz amarilla', no se encendió una luz amarilla, es un rojo".

El jefe de Terapia Intensiva del Sanatorio Otamendi aseguró que "absolutamente es un relato peligroso" porque "se ofrece una resistencia a lo único que podemos hacer en este momento que son las medidas restrictivas, es tremendo".

"En este momento no hay duda de que el sistema sanitario llegó a su límite; las mismas autoridades de la provincia de Buenos Aires lo han planteado de esta forma, no hay lugar para la discusión", afirmó.

Sobre la situación del personal de salud, dijo que el cansancio limita el sistema y "es el cuello de botella".

"Van a aumentar las camas, pero no sé quién las va a atender", señaló y alertó que "estamos en un proceso de agotamiento terminal".

Dubin recalcó que "la fatiga impacta en el rendimiento de la terapia intensiva, la vida de los pacientes se compromete; esto no es una opinión personal".

Consultado sobre el tiempo que el paciente permanece en terapia intensiva y si este tiene relación con las variantes del coronavirus, el médico aseguró que "esto no lo podemos corroborar con datos estadísticos".

"La enfermedad sigue siendo la misma; pareciera haber una tendencia hacia la menor edad", sostuvo y añadió que "en un estudio que hicimos el año pasado en 2.000 pacientes críticos ventilados mecánicamente el promedio de edad fue de 63 años" y "en los datos que presentó la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva la edad promedio fue 10 años menor". (Télam)