Dos niños fueron la prueba clave para que un hombre sea condenado a prisión perpetua por el asesinato de su pareja en la ciudad balnearia de San Bernardo, a raíz de haberle disparado tres tiros uno de los cuales uno fue a corta distancia y en la frente

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal revisó la condena impuesta en 2021 por el Tribunal Oral Criminal 2 de Dolores.

El hecho fue el 7 de diciembre de 2017 en San Bernardo cuando el hombre, según la acusación, discutió con su pareja y le dio tres tiros, uno mortal en la frente

En su defensa dijo que fue la mujer quien lo encaró con el arma en la mano, que forcejearon y que, cuando ella cayó al piso el la misma se disparó, provocándole la muerte.

El Tribunal valoró los testimonios de los dos niños de la pareja porque ambos declararon que todo se desencadenó cuando su mamá llegó a la casa y le avisó al hombre que lo dejaba y se llevaba a los menores.

La niña dijo que no vio a su mamá con un arma en mano y que, cuando ella le advirtió al acusado que se iba, empezó una discusión donde él la arrastró a la habitación e inmediatamente ambos dijeron escuchar dos disparos.

El perito autopsiante dijo que la víctima "tenía signos de arrastre o como que había empezado un forcejeo en una habitación, se habían trasladado hacia otra y ahí se produce el desenlace" y eso corrobora lo dicho por los niños.

Luego se valoró otras pruebas como ser que un testigo dijo recibir un mensajes del acusado unas semanas atrás en los que se refería a su pareja y decía que le iba a "encajar un tiro". Asimismo, se valoraron otras pruebas de testigos que recordaron hechos de violencia de género del acusado hacia su pareja. La Cámara de Casación rechazó los planteos y confirmó la condena a prisión perpetua. SOF/KDV NA