Dos jugadores del club Bella Vista son los principales apuntados por las amenazas que, en un video y con armas de fuego en la mano, lanzaron en la previa de los incidentes que protagonizaron allegados de su club en un partido contra All Boys, por la Segunda División del torneo local de la Liga cordobesa de fútbol.

Ante la viralización de las imágenes, la Justicia provincial inició una investigación de oficio por el delito de "amenaza" y para determinar si éstas personas tenían autorizada la tenencia de armas de fuego.

"Están con la cara tapada, manifiestan amenazas, portan armas de fuego y proyectiles. Por eso se iniciaron actuaciones de oficio por el delito de amenaza, y para determinar la tenencia de armas de fuego", explicó a Cadena 3 la secretaria del fiscal José Mana, María José López.

"Esto se lleva adelante en la unidad fiscal cinco y vamos a llevar adelante las investigaciones para dar con estas personas y tener la investigación correspondiente", agregó.

En las imágenes, las dos personas encapuchadas aparecieron con un revólver amenazando a los seguidores de All Boys, el equipo contrincante, e incluso una tercera mostrando una bala con sus dedos, sin aparecer su rostro en cámara.

Todo se inició el fin de semana pasado, el primero en el que la Liga Cordobesa había habilitado la presencia de público, con protocolos y listados, hecho que quedó empañado por los incidentes en los partidos entre Las Palmas-Argentino Peñarol y Bella Vista-All Boys. En el primero se autorizó un máximo de 250 personas con carnet de vacunación con al menos una dosis y sin visitantes, pero el problema se generó con unos pocos allegados de Argentino Peñarol.

"Hubo incidentes entre la parcialidad de Bella Vista y gente de All Boys, siendo que era sin público visitante. Fueron agredidos dirigentes de All Boys, se tomarán también los recaudos", explicó, en tanto, el presidente de la Liga Cordobesa, Alejandro Fernández. Sobre el video de hinchas con una pistola y los incidentes, aseguró que sabían que tenían que prestarle atención al partido y que así lo hicieron, ya que no convocaron al visitante y tomaron medidas con la Policía.

"Pero muchas veces es inmanejable esto. Suceden fuera del ámbito del club. Lastiman al fútbol, al deporte y a la sociedad estas amenazas. Son gente que está fuera de la sociedad y de todo. Cuando dos quieren arruinar un espectáculo, ya es suficiente", se lamentó.

Ante esto, además, el presidente del Consejo de Seguridad Deportiva Provincial (Cosedepro), Marcelo Frossasco, afirmó que serán "inflexibles" con estos hechos de violencia "e implacables ante actitudes intimidatorias de individuos marginales por lo que propugnaremos ante la Justicia la más severa de las medidas".

"Córdoba tiene en materia de seguridad deportiva una política de Estado reconocida en el país. Hemos podido realizar encuentros multitudinarios con ambas parcialidades sin ningún tipo de incidentes.

Seremos custodios de ese logro colectivo alcanzado por el Estado, dirigentes, jugadores, parcialidades y comunicadores sociales, porque concebimos la seguridad como una construcción colectiva que no puede ser empañada por el accionar de sujetos marginales cuyo único destino debe ser la cárcel", completó. DP/AMR NA