Un grupo de docentes de un colegio secundario de la ciudad rionegrina de Viedma realiza el acompañamiento de alumnos y alumnas de bajos recursos que, debido a la pandemia por coronavirus, no pudieron tener acceso a la educación durante el año pasado.

Se trata del ESRN 18 de la capital rionegrina y que desde principio de este año y hasta el 26 de febrero brinda un espacio de complementación para un grupo de jóvenes que por cuestiones de vulnerabilidad social no tuvieron acceso a computadoras o internet.

En diálogo con Télam, el director de la institución, Fernando Fuentes, sostuvo que, "lo importante es lo que significó el año pasado por la pandemia para una escuela pública donde muchos de nuestro estudiantes están en situación de vulnerabilidad sin conectividad".

"Por eso nosotros con mucha responsabilidad y compromiso de los docentes y también de los estudiantes, mantenemos la escuela abierta para esos sectores que no tienen acceso a computadoras e internet puedan tener al menos algún tipo de contacto", destacó.

"Aún así nos quedan muchos chicos que no tuvieron vínculos con la educación, por eso en estos momentos que estamos viviendo de acá al 26 de febrero son para esos chicos que no se pudieron vincular con la escuela el año pasado y no pierdan materias", aseguró Fuentes.

Y, destacó: "Nosotros como agentes del estado en función social nos corresponde mantener la escuela abierta por supuesto con todos los protocolos sanitario que existen".

"La escuela tiene una matrícula de 300 estudiantes, de ese total un 25% han tenido poco o nulo vinculo con la escuela durante el año pasado, eso es lo que estamos intentando de recuperar y que son los sectores que más nos preocupan", remarcó.

Por su parte Zoe Estigarribia, presidenta del centro de estudiantes y ya egresada, sostuvo que "lo que están haciendo los chicos y chicas es el espacio de complementación para cuando le falto algún tema poder complementar y mejorar todos los aprendizajes que se fueron dando".

"El año pasado debido a contexto de pandemia todo fue de manera virtual, entonces lo que hicimos acá en la escuela fue mantenerla abierta para que aquellos estudiantes que no tenían acceso a una computadora o internet puedan acceder a cuadernillos y fotocopias y no perder el año", señaló.

Además, indicó que "para ello nosotros empezamos a imprimir las tareas además de los cuadernillos enviados por Nación, también hicimos una colecta de alimentos para esos estudiantes lo necesitaran".

"Realmente nos pone felices poder garantizar a esos estudiantes que puedan seguir aprendiendo de diferentes maneras y eso es lo que siempre se busco de primer momento", completó la estudiante. (Télam)