Los principales gremios docentes tucumanos se mostraron a favor de las clases presenciales, pero condicionaron el regreso a las aulas al cumplimiento del protocolo sanitario y a que todo el personal sea vacunado, mientras el Gobierno destacó la firma de un convenio con el ministerio de Educación de la Nación, que enviará 2.700 millones pesos para realizar obras de infraestructura en las escuelas.

El gobernador Juan Manzur, quien firmó el convenio con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, destacó que el acuerdo "tiene que ver con mejorar la infraestructura educativa en un momento difícil de pandemia".

Los 2.700 millones de pesos se volcarán a obras de infraestructura en las escuelas tucumanas, que incluyen 65.000 metros cuadrados en ampliaciones y refacciones de establecimientos escolares de las 93 comunas rurales y los 19 municipios que conforman la provincia.

"Estamos en el proceso en el que se comienza a discutir la presencialidad y de qué manera se van a iniciar las clases, siempre monitoreado con la curva epidemiológica", dijo hoy el mandatario tucumano a la prensa local.

"Entendemos que la presencialidad es algo insustituible dentro del proceso de enseñanza, pero naturalmente esta pandemia que nos afecta ha impedido que así sea, y la pandemia continúa haciendo estragos en el mundo", señaló David Toledo, el secretario general de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (Atep).

Si bien desde el Gobierno se anunció que el objetivo es que el ciclo escolar comience en Tucumán el 1 de marzo con un sistema dual (presencialidad y virtual), por el momento los gremios docentes son cautos acerca de la posición que adoptarán llegado el momento.

Toledo sostuvo, al programa televisivo Los Primeros, que "para este inicio del ciclo lectivo es necesario contar con las condiciones sanitarias necesarias, como primera medida”.

El dirigente docente planteó que se debe contemplar también la situación de los edificios escolares y la designación del personal de maestranza para la limpieza y seguridad de las escuelas, además de cubrir los cargos docentes que están pendientes por jubilaciones o por quienes están alcanzados por ser personal de riesgo.

El titular de ATEP expresó que la cuestión salarial también ocupa un lugar determinante para garantizar el normal dictado de las clases e indicó que "esperamos que el Gobierno nos convoque durante los primeros días de febrero, para que podamos discutir sobre estos temas".

Por su parte, el ministro Juan Pablo Lichtmajer explicó que la vuelta de los alumnos a las aulas "tiene que ser segura y cuidada", por lo que se realizará de manera gradual y progresiva porque no se trata de volver como era antes". (Télam)