Una docente que dicta la materia diseño industrial cambió el paradigma de contenido al enfocarla hacia el cuidado del ambiente, por lo que en vez de trabajar con productos contaminantes, convirtió a su aula en una cocina y enseñó a sus alumnos a obtener productos biodegradables.

Paula Sapochnik, profesora de las Escuelas ORT de la Ciudad de Buenos Aires, fue premiada por Unicef con la distinción "Guardianes del Clima" y habló en la reciente COP27 realizada en Bali seleccionada por Naciones Unidas.

"Entendimos que había que dar la materia con un cambio de paradigma" dijo la profesora a Télam y ejemplificó: "Enseñábamos por ejemplo los procesos industriales del plástico que es un producto altamente contaminante, lo que decidimos es como resolver la contaminación que genera el plástico"

El proyecto "tuvo una notable repercusión entre los estudiantes quienes previo a obtener el producto biodegradable, tenían que investigar acerca de como realizarlo", indicó.

"Lo bueno también es que se premia el hacer, no importaba si saliera bien o no, sino que los alumnos se atrevieran a investigar y meterse en la cocina, que pasaran por la experiencia del hacer" , subrayó Sapochnik.

El proyecto se denominó "Materialoteca" y almacena todos los productos obtenidos por los estudiantes. Dos docentes latinoamericanos obtuvieron el premio de Unicef, una de ellas fue la profesora Argentina.

Además, fue seleccionada entre 12 profesores del mundo en el certamen TeachersCOP organizado por al ONU para hablar en la Cumbre del Clima sobre su proyecto y la importancia de la educación ambiental en las escuelas.

"Soy diseñadora industrial y trabajo desde hace 25 años en ORT una de las materias era hablar de procesos de producción pero pensé que estaba enseñando con materiales que están contaminando", destacó

Contó que actualmente trabaja junto a sus alumnos en procesos de desarrollo textil e indumentaria, por lo que comenzó a enseñarles la forma de obtener vestimentas a partir de elementos en desuso, como por ejemplo sachets de leche o bolsas de descarte.

"Hay que entender que una de las industrias que mas huella de carbono genera es la industria de la indumentaria, por lo que nos preguntamos qué pasa con esto que los diseñadores diseñamos" dijo Sapochnick

La docente, que trabajó en su proyecto con un grupo de 30 alumnos de 16 años, aseguró que "necesitaba cambiar la forma enseñar el diseño, los chicos al principio me miraban muy extrañados, después se engancharon y mis exalumnos me empezaron llamar preguntándome porque no se me había ocurrido esta iniciativa estando con ellos"

La profesora reflexionó: "Si ya sabés el criterio que utilizás para hacer algo, que pasa si lo haces en forma diferente".

"Los alumnos se sintieron como protagonistas de hacer algo para revertir el cambio climático resolviendo para solucionar el problema Yo estoy formando diseñadores, necesitaba que ellos entiendan el rol que tienen en la sociedad, ser concientes de proteger el ambiente y que, a su vez, puedan replicarlo. Esto tiene entonces un impacto social, además de ambiental"



.

(Télam)