La erupción de la cumbre del volcán Kīlauea, que comenzó el jueves en Hawaii, continuaba hoy "restringida" al cráter Halemaumau dentro del Parque Nacional de los Volcanes y bajó su nivel de alerta de "advertencia" a "vigilancia" porque disminuyeron las tasas de derrame así como la amenaza de emisión de cenizas volcánicas, informaron esta tarde el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, en sus siglas en inglés) y el Observatorio de Volcanes de Hawaii (HVO, por sus siglas en inglés).

El HVO no vio "ningún indicio de actividad que migre a otra parte del volcán Kīlauea" y espera que "la erupción permanezca confinada a la región de la cumbre".

El Observatorio "está bajando" el nivel de alerta sobre el volcán, de "advertencia" a "vigilancia", porque "las altas tasas de derrame iniciales están disminuyendo y ninguna infraestructura está amenazada".

A su vez, el organismo "está reduciendo" el código de colores de aviación de Kīlauea de rojo a naranja porque "actualmente no existe una amenaza de emisión significativa de cenizas volcánicas a la atmósfera fuera del área cerrada peligrosa dentro del Parque Nacional de los Volcanes de Hawái" y los peligros asociados con la erupción "son limitados".

La erupción de la cumbre de Kīlauea comenzó ayer a las 16:30 (23:30 hora argentina) luego de un par de semanas de actividad sísmica "intermitentemente elevada" en la cumbre y una inclinación inflacionaria "gradual" del suelo allí, informaron desde USGS.

Esta mañana, varias fuentes muy pequeñas permanecían activas en la parte central oriental del suelo del cráter Halemaumau, y la profundidad de la lava nueva continúa "en unos 10 metros (32 pies) en la base del cráter", agregaron.

Tanto los visitantes como los residentes acudieron "en masa" para ver la erupción "fenomenal", informó ayer el portal de noticias Hawaii News Now.

La actividad del terremoto en la cumbre "disminuyó" después del inicio de la erupción y "se reanudó el temblor eruptivo", una señal asociada con el movimiento de fluidos, según el HVO.

"Es bastante increíble", dijo Jessica Ferrcane del HVO a Hawaii News Now.

"He visto muchas erupciones en mi tiempo aquí en el Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii, y nunca había visto tanta lava en el cráter de la cumbre de Halemaumau", agregó.

"Y debido a que solo han pasado tres meses desde que la erupción se detuvo en una superficie, se considera que se trata de una reanudación en lugar de una nueva erupción de Kilauea", añadió el geólogo Philip Ong a ese portal.

Además, desde el USGS alertaron sobre los potenciales peligros para la salud que pueden ser provocados por los altos niveles de gas volcánico compuestas por vapor de agua (H 2 O), dióxido de carbono (CO 2 ) y dióxido de azufre (SO 2 ), que se liberan continuamente durante las erupciones del volcán, lo que produce una neblina visible conocida como vog (smog volcánico), precisaron.

El smog volcánico puede ser un peligro para la salud de las personas, daña los cultivos agrícolas y otras plantas, y afecta al ganado, puntualizaron.

Entre los peligros adicionales mencionaron, también, el llamado cabello de Pele (hebras de vidrio basáltico) y otros fragmentos de vidrio volcánico liviano de las fuentes de lava.

Los vientos fuertes "pueden llevar partículas más ligeras a mayores distancias", advirtieron, y recomendaron a los residentes "minimizar la exposición a estas partículas volcánicas, que pueden causar irritación en la piel y los ojos".

Otros peligros importantes también permanecen alrededor de la caldera de Kīlauea debido a la inestabilidad de la pared del cráter Halemaumau, el agrietamiento del suelo y los desprendimientos de rocas que "pueden aumentar con los terremotos dentro del área cerrada al público".

El HVO continuará en comunicación con el Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii y con el monitoreo e informará cualquier cambio significativo. (Télam)