La Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría y envió al Senado el proyecto de ley que fija los procedimientos médico-asistenciales para la atención de mujeres y personas gestantes frente a la muerte perinatal.

La iniciativa cosechó 216 votos a favor y solo uno en contra, el del macrista neuquino Francisco Sánchez, que marcó un contraste con el discurso de su compañera de bloque Camila Crescimbeni, que hace semanas sufrió el fallecimiento de un hijo y que durante el debate realizó un emotivo discurso en favor del proyecto.

La diputada del PRO realizó un discurso con su otro hijo en brazos -eran mellizos-, en el que marcó: “Es muy importante el acompañamiento porque una está en shock total, espera la vida y no la muerte y no conoce sus derechos. Esta ley ayuda a todas las mujeres del país, hace la diferencia”.

Durante el tratamiento del proyecto, Tanya Bertoldi, del Frente de Todos, señaló: “Venir hoy a ver qué herramientas les podemos dar a quienes atraviesan la muerte de su bebé, es necesario y urgente. El duelo perinatal es un proceso y un trabajo personal y familiar y debe atravesarse de una manera sana”.

Susana Laciar, de Juntos por el Cambio, dijo a su turno: “Las mamás y los papás necesitan de una atención adecuada, de una contención y poder tener a sus hijos en un momento de intimidad familiar para poder tener su duelo”.

Por su parte, Mónica Macha remarcó: “La Ley Johanna es una ley honesta y humana que viene para que nos hagamos cargo de forma sensible y cuidada de una de las escenas más dolorosas de nuestra vida en comunidad”.

Como miembro informante del proyecto, Mónica Fein (Socialista), expresó: “Esta ley propone establecer una serie de acciones concretas, de parte del sistema de salud, para acompañar a las familias cuando atraviesan una de las experiencias más traumáticas: la muerte de una hija o un hijo”.

Según el articulado, se trata de aquellas muertes que se producen entre la semana 22 hasta 7 días después del nacimiento.

El proyecto había recibido dictamen el año pasado, pero, como consecuencia del recambio legislativo, perdió estado parlamentario.

El texto del proyecto señala que todas las obras sociales, las entidades de medicina prepaga, como así también todos aquellos agentes que brinden servicios médicos asistenciales a sus afiliados, independientemente de la figura jurídica que posean, tendrán a su cargo con carácter obligatorio instrumentar las medidas y ejecutar los cambios necesarios para garantizar el cumplimiento de la ley.

"Las mujeres y personas gestantes tendrán derecho a recibir información suficiente y adecuada; un trato respetuoso, individual y personalizado; tomar contacto con el cuerpo sin vida, teniendo la opción de hacerlo acompañadas por un psicólogo; tomar conocimiento fehaciente de las causas que originaron el deceso; recibir información sobre lactancia, métodos de inhibición y/o donación de ésta"; entre otros", agrega el articulado. (Télam)