Diez trabajadores rusos murieron al inhalar gas mientras realizaban trabajos de reparación de una alcantarilla en la región rusa de Rostov del Don, en el sur del país, informó hoy el servicio de emergencia de Rusia.

La cifra de afectados fatalmente ascendió a diez, mientras que ocho personas más están hospitalizadas, cinco de ellas en unidades de cuidados intensivos, reseñó la agencia de noticias DPA.

El servicio de emergencias ruso expresó que estos incidentes "están relacionados generalmente con altas concentraciones de nitrógeno ácido sulfhídrico, dióxido de carbono, metano, amoníaco y otros gases".

Según informaciones preliminares, "en este caso los trabajadores habrían inhalado metano". (Télam)