La Cámara Penal Nº 1 de San Luis condenó a un hombre a la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional por el delito de abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia, contra la pequeña hija de su expareja.

Según informaron fuentes judiciales, el condenado, de 36 años, deberá ajustarse a una serie de normas de conducta y en caso de incumplimiento, deberá cumplir la pena en el servicio penitenciario provincial.

Entre las reglas impuestas por el tribunal se encuentra abstenerse de mantener contacto por cualquier medio y la de realizar un tratamiento.

El hombre, que reconoció ante los jueces su delito, fue encontrado por su expareja cuando atacaba a la pequeña en el dormitorio que compartían junto a otro de sus hijos, explicaron las fuentes.

Durante los alegatos, la defensora de menores, María Victoria Cortázar Furnari, aseguró que la víctima dio cuenta de lo sucedido en Cámara Gesell y que, además, hubo un testigo del hecho refiriéndose a la madre de la menor.

Dijo que el abuso ocasionó "sentimientos de angustia, pérdidas, confusión, culpa e inseguridad", que sumados a la violencia traumática sexual originó en la víctima una "desprotección afectiva".

Click to enlarge
A fallback.

El fiscal de Cámara, Maximiliano Bazla, señaló como particularidad en esta causa la confesión del propio acusado y aseguró que existió correlato entre la confesión y los elementos de prueba incorporados al expediente.

"Concretamente, el mismo imputado reconoció ser autor del delito de abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia, esta convivencia reconocida también por la madre de la menor y la abuela, por lo que la plataforma fáctica se encuentra plenamente acreditada", señaló el fiscal.

Seguidamente, Bazla consideró como agravantes del hecho, el pequeño retraso madurativo que presentaba la víctima; mientras que como atenuantes, alegó el tiempo transcurrido de 7 años desde que se denunció el abuso.

Por su parte, el defensor de Cámara, Víctor Endeiza, pidió al tribunal una pena de ejecución condicional y argumentó que el hombre "siempre dio la cara frente a la justicia, que han pasado siete años en los que no ha estado involucrado en otros delitos, ni hubo sospechas de volver a cometer un delito de este tipo, lo que nos va dando la pauta que una pena de prisión efectiva no resulta razonable en este caso".

Finalmente, el tribunal concedió la palabra al imputado quien se manifestó arrepentido y afirmó que se declaró "culpable", porque dijo "soy culpable de ese hecho", al tiempo que solicitó al tribunal que "sean justos". (Télam)