La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Estela Díaz, afirmó hoy que "la de Úrsula, es una muerte que se podría haber evitado", porque ella “denunció, pidió ayuda y (Matías Ezequiel) Martínez, el femicida, tenía antecedentes que podían haberse rastreado perfectamente”.

“Todo falló, lo que acrecienta el dolor para quienes tenemos responsabilidad en el Estado”, sostuvo Díaz al referirse al femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada a puñaladas en la ciudad bonaerense de Rojas por su expareja, un policía de la provincia de Buenos Aires.

“Había indicadores de que estábamos frente a una persona de altísimo riesgo”, afirmó Díaz, quien añadió que “cuando son casos de tanto riesgo, ni la perimetral, ni el botón antipánico son garantía de respuesta” y señaló que había razones para que Martínez estuviera detenido.

En declaraciones a el Destape Radio, la funcionaria contó que trabajan “en todo lo que tiene que ver con situaciones críticas y de alto riesgo” y que se construyó una dirección provincial con ese fin "donde hay 30 profesionales trabajando”.

Al respecto, agregó que durante el año pasado intervinieron en más de 3.000 casos críticos, “muchos de esos muy parecidos a la situación que estaba viviendo Úrsula y se pudieron salvar esas vidas”.

El femicidio de Úrsula "nos interpela muy fuerte y estamos viendo que otras cuestiones profundizamos”, sostuvo Díaz; y sobre este punto se refirió a otras medidas en torno al tema de la protección y “a la ruta crítica que define el riesgo”.

Por otra parte, sostuvo que se trabaja con todas las áreas de género de los 135 municipios bonaerenses y afirmó que hay localidades que hace poco crearon las áreas de género. "Son áreas muy débiles donde en muchas situaciones no tienen equipos de intervención”, detalló.

Díaz criticó la mala actuación del juzgado de Paz con Úrsula, que “envió un oficio a una hora que nadie lo va a leer en una localidad de 20.000 habitantes” y precisó que ese oficio “no se leyó hasta tres días después en el municipio”.

“Necesitamos que el aviso llegue para que los equipos actúen y que en cada territorio haya equipos que evalúen esta situación de riesgo”, enfatizó la ministra y relató que “la fiscal que se sentó amablemente a hablar con Martínez diciéndole que le iba a dar una perimetral y que no se acerque porque las consecuencias iban a ser graves, no evaluó que características tenía la persona a la que le estaba diciendo eso”.

En tanto, puntualizó que este año “hubo 18 femicidios" en territorio bonaerense, lo que es "una cifra gigantesca, enorme". Por último, dijo que inmediatamente estuvieron presentes en Rojas “acompañando a la familia” y a la comunidad. (Télam)